¿Qué es la ‘piedra seca’? Conoce esta técnica de construcción milenaria, declarada recientemente Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad

La técnica de ‘piedra seca’ es un proceso de construcción caracterizado por la ausencia de mortero o argamasa. Con un origen ancestral, esta técnica es una de las primeras aproximaciones del hombre a la construcción a través de la piedra.

Para saber más sobre esta técnica, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco en el año 2018, hablamos con Juan Manuel Coira, arquitecto y técnico de Formación de la Fundación Laboral en Galicia, y conductor del taller práctico sobre ‘piedra seca’, celebrado recientemente dentro del XI Foro Juvenil del Patrimonio Mundial, en el Centro de Formación en Materia de Rehabilitación de Santiago de la entidad paritaria.

Tal y como apunta Coira, en este tipo de construcción las piedras se colocan “sin labrar más que lo necesario, buscando la máxima estabilidad de la estructura a través de la elección de la pieza adecuada y su colocación en la posición óptima”. Para ello es fundamental que el maestro cantero se esfuerce en aparejar y equilibrar cada pieza durante el proceso de construcción, combinando entre sí piezas de diferentes tamaños.

Un joven labra la piedra durante el taller práctico sobre Piedra seca celebrado recientemente en el Centro de Santiago.

Un joven labra la piedra durante el taller práctico sobre ‘piedra seca’, celebrado recientemente en el Centro de Santiago de la Fundación.

“Unas pocas reglas y un par de herramientas básicas” serían todo lo necesario para llevar a cabo esta técnica. El técnico de la Fundación destaca el “martillo de asiento, una piqueta pequeña y un par de palancas”, como los elementos esenciales. Asimismo, el arquitecto tampoco renunciaría a utilizar “maceta, punteros y cinceles” para rematar las zonas de las puertas, esquinas o dinteles de la estructura.

Estructuras robustas y de fácil mantenimiento

Gracias a la forma en la que se lleva a cabo este proceso de construcción,  las estructuras presentan una robustez que solo se puede ver afectada por variaciones de su entorno. Es decir, aunque la ausencia de argamasa en el proceso de construcción obliga al cantero a aparejar y equilibrar cada piedra que sea colocada, la estructura levantada no dependerá posteriormente de la degradación natural de la argamasa por la acción del agua o de la vegetación.

Construcciones levantadas con la técnica de la piedra seca. Fuente: Xunta de Galicia.

Construcciones levantadas con la técnica de la piedra seca. Fuente: Xunta de Galicia.

Entre otras características que hacen de esta técnica una buena solución en múltiples aplicaciones, el arquitecto destaca “el fácil trabajo de mantenimiento o reconstrucción parcial” de estas estructuras, debido a que todo el material empleado es aprovechable. Asimismo, el técnico de la Fundación señala “el alto nivel de permeabilización” de este tipo de muros, lo que lo convierte en un buen elemento de contención de tierras.

Si bien también existen ejemplos del uso de esta técnica en zonas urbanas, su mayor desarrollo se ha dado en las regiones rurales, donde este tipo de construcciones constituyen un ejemplo de arquitectura tradicional, presente, principalmente, en muros de cierre, cultivos en terrazas o construcciones auxiliares. Sin embargo, en otras partes del mundo, las aplicaciones de esta técnica se han ampliado, lo que ha dado lugar a “construcciones tradicionales tan conocidas como pueden ser los trullos de la región italiana de Apulia”, comenta Coira.

El uso de esta técnica ha sido común en diversos lugares de la fachada mediterránea, aunque la manera de llevarla a cabo varía en función de la zona geográfica, adaptándose a las condiciones climatológicas y geológicas del terreno. De esta manera, las construcciones levantadas mediante esta técnica se convierten en un reflejo de las formas de vida tradicionales del lugar al mismo tiempo que ayudan a construir el paisaje.

Muro construido en piedra seca en Tabeirós. Fuente: Tabeirós Montes.

Muro construido en piedra seca en Tabeirós. Fuente: Tabeirós Montes.

Esta diversidad en el proceso es patente, sin ir más lejos, en Galicia, donde, se pueden encontrar zonas con abundancia de piedras esquistosas, que dan lugar a “muros compactos y homogéneos”, así como zonas graníticas, con piedras duras y de tamaños diversos, lo que genera muros “menos uniformes y con más huecos entre las piedras”.

La Unesco reconoció a la técnica de ‘piedra seca’ como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2018

Este proceso de construcción fue declarado Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad en el año 2018, cuando la Unesco dio su visto bueno a la candidatura presentada por ocho países europeos: Croacia, Chipre, Francia, Grecia, Italia, Eslovenia y Suiza, además de España. En nuestro país, la candidatura estuvo impulsada por ocho Comunidades Autónomas: Galicia, Aragón, Asturias, Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía, Extremadura y las Islas Baleares.

Este reconocimiento internacional pone en valor la función histórica de la construcción en ‘piedra seca’ como garante del desarrollo sostenible y de la diversidad cultural existente en el viejo continente. Asimismo, desde la Unesco se destaca el respeto de esta técnica por el entorno natural, a través del uso de materiales locales, lo que facilita la integración visual de la edificación con el paisaje.

Muro separador de terrenos en Foxo de lobo do Campo (O Covelo). Fuente: Concello do Covelo.

Muro separador de terrenos en Foxo de lobo do Campo (O Covelo). Fuente: Concello do Covelo.

De acuerdo con la institución cultural, los muros de ‘piedra seca’ juegan también un importante papel en la prevención de corrimientos de tierras, inundaciones y avalanchas, así como en la lucha contra la erosión y desertificación de terrenos. En este sentido, Coira destaca el papel activo que juegan los muros en “la mejora de la biodiversidad del entorno”, como una de las múltiples ventajas que presenta esta técnica de construcción.

En la actualidad, tal y como apunta el arquitecto, esta técnica de construcción es prácticamente “testimonial”, si bien se mantienen numerosos ejemplos de estructuras levantadas a través de esta técnica a lo largo de los años. Construcciones que, a juicio de Coira, “necesitarán reparaciones o mantenimiento”, lo que servirá para dar continuidad al uso de esta técnica.

En los últimos tiempos, instituciones, asociaciones y maestros canteros se han esforzado por dar a conocer esta técnica, fomentar la preservación del patrimonio existente y transmitir los secretos de este proceso a las futuras generaciones. Un ejemplo claro de ello es el logro de haber conseguido un reconocimiento internacional por parte de la Unesco.

Related Post

El nuevo sector de la construcción innovador y sostenible saca pecho en Construmat

La 21ª edición de Barcelona Building Construmat, el Salón Internacional de la Construcción de Fira de Barcelona, transcurrió la pasada semana mostrando un nuevo sector marcado por la sostenibilidad y la innovación. El Salón experimentó su mayor crecimiento en los últimos años, con un 34% más de empresas expositoras que en 2017, llegando a los 422 expositores y a las 1.000 marcas representadas, y superando los 54.000 asistentes.

Entre otras iniciativas, BBConstrumat presentó Sustainable Solutions, una zona donde se construyeron dos casas bajo parámetros de eficiencia energética del concepto PassivHaus. Además, la tecnología BIM cobró gran protagonismo a través del espacio The BIM Spot, que ha contado con la participación de 26 empresas dedicadas a esta metodología.

Miembros del Consejo Territorial de la Fundación de Cataluña en Construmat.

Miembros del Consejo Territorial de la Fundación de Cataluña en Construmat.

Por otro lado, la Comisión Europea (CE), en colaboración con la Fundación Laboral de la Construcción, eligió Construmat para celebrar, el jueves 16 de mayo, el taller internacional de Build Up “Competencias digitales en el sector de la construcción europea y la transformación energética”, al que asistieron más de 80 profesionales y en el que se destacó el papel de las tecnologías digitales en la transición hacia un sector de la construcción sostenible.

Las nuevas tecnologías también tuvieron cabida en el stand de la Fundación Laboral, a través de simuladores de maquinaria.

Las nuevas tecnologías también tuvieron cabida en el stand de la Fundación Laboral, a través de simuladores de maquinaria.

El director general de la Fundación Laboral, Enrique Corral, inauguró la jornada organizada por la Executive Agency for Small & Medium-sized Enterprises (Easme) de la CE, junto al responsable del Departamento “Life y H2020 Energía, Medio Ambiente, Recursos”, de la Easme, Patrik Kolar.

Durante su intervención, Corral defendió que la nueva construcción pasa por tres pilares claves: la digitalización, la economía circular y eficiencia energética. Pilares en los que trabaja intensamente la Fundación Laboral a través de sus iniciativas europeas: Construye 2020+, enmarcado en el programa Horizonte 2020; sus proyectos para el enfoque estratégico europeo de competencias profesionales en el sector de la construcción Construction Blueprint y Health and Safety Blueprint –principales apuestas impulsadas desde la CE para la transformación de la industria europea de la construcción-; o Bus.Trainers y Women Can Build, iniciativa que busca el empoderamiento de la mujer dentro del sector. Además de otros proyectos en los que participa, como Net-Ubiep.

La Comisión Europea, en colaboración con la Fundación Laboral, eligió Construmat para celebrar el taller internacional de Build Up “Competencias digitales en el sector de la construcción europea y la transformación energética”.

La Comisión Europea, en colaboración con la Fundación Laboral, eligió Construmat para celebrar el taller internacional de Build Up “Competencias digitales en el sector de la construcción europea y la transformación energética”.

Hacia una industria de la construcción en igualdad

Uno de los encuentros que despertó gran expectación fue la mesa redonda del proyecto Women Can Build titulada “Hacia una industria de la construcción en igualdad”, en el Talks Arena del salón, en la tarde del mismo jueves 16. Más de 70 profesionales asistieron al debate sobre igualdad de género donde se trataron retos y barreras que afrontan las profesionales del sector de la construcción.

Beatriz Oliete, responsable de la iniciativa europea Women Can Build y técnica de Proyectos Internacionales de la Fundación, fue la encargada de arrancar el coloquio, en el que se destacó la tendencia positiva que el sector de la construcción está experimentando en su camino hacia la igualdad de género. Junto a ella, Aurora Huerga, secretaria general de CCOO de Construcción y Servicios Catalunya; Juani Arenas, secretaria de Sector Construcción y Afines de UGT FICA Catalunya; y Eulalia Tort, secretaria general de la Asociación de Promotores Constructores de Catalunya (APCE) y gerente del Grupo Tort, relataron sus experiencias como mujeres y profesionales de la industria, defendiendo diferentes posturas en cuestiones de género. Las aportaciones describieron la situación actual del sector, marcada por una baja presencia del 9% de las mujeres en la obra.

Al frente del coloquio, estuvo Ione Ruete, directora de Barcelona Building Construmat, quien destacó la utilidad de este proyecto europeo: “Para abordar el problema desde la base -que es la educación-, e incorporar una serie de acciones en todos los niveles involucrados: desde el profesorado, a los centros de formación profesional, las chicas, las empresas y los organismos empleadores”. A la presentación del proyecto acudieron miembros del Consejo Territorial de la Fundación Laboral en Cataluña y la gerente del mismo, Lucía López Alé.

Más de 70 profesionales asistieron a la mesa redonda del proyecto Women Can Build, “Hacia una industria de la construcción en igualdad”.

Más de 70 profesionales asistieron a la mesa redonda del proyecto Women Can Build, “Hacia una industria de la construcción en igualdad”.

Las nuevas tecnologías y las técnicas artesanales en el stand de la Fundación

Durante los cuatro días de Construmat, la Fundación Laboral de la Construcción organizó un completo programa de actividades con charlas, talleres y demostraciones prácticas, que combinaban las nuevas tecnologías empleadas en la formación de sus cursos, con las técnicas tradicionales de los oficios del sector.

Entre las actividades que despertaron más expectación destacaron las demostraciones prácticas de trabajos en altura y verticales, llevadas a cabo por formadores de la entidad paritaria, y los talleres de técnicas decorativas en plaste de pintura y de albañilería, mediante la técnica del trencadís. Esta práctica ornamental del mosaico a partir de fragmentos cerámicos unidos con argamasa se remonta al maestro Gaudí, quien a comienzos del siglo XX, al ver restos de loza amontonados en una obra, decidió reciclarlos.

La jornada técnica sobre trencadís fue una de las actividades que más éxito tuvo en el stand de la Fundación Laboral durante la última edición de Construmat.

La jornada técnica sobre trencadís fue una de las actividades que más éxito tuvo en el stand de la Fundación Laboral durante la última edición de Construmat.

Los visitantes prestaron especial interés a los simuladores de carretillas elevadoras y de espacios confinados instalados en el stand donde, de forma virtual, pudieron practicar el uso de esta maquinaria y conocer las técnicas en el trabajo y rescate en espacios confinados. Estos simuladores se utilizan en los cursos que imparte la Fundación Laboral.

Más de 700 personas pasaron por el stand de la entidad paritaria durante la feria. Entre los visitantes se encontraban alumnos del programa de Promoción Económica del Ajuntament de l’Hospitalet, del Plan de Ocupación Treball i Formació 2018 de Barcelona Activa, del programa de Promoció Económica de Martorell, de Casa d’Oficis la Guaita de Castelldefels y del Centre d’Iniciatives per a la Reinserció (CIRE), entre otros.

* Echa un vistazo al álbum con las mejores imágenes de la participación de la Fundación Laboral en Construmat 2019. *

Related Post

Las Antiguas Escuelas Solvay en Torrelavega son hoy un nuevo Centro de Formación de la Fundación Laboral

El pasado 19 de marzo se inauguró el nuevo Centro de Formación de la Fundación Laboral de la Construcción de Cantabria en Torrelavega. Un centro ubicado en las Antiguas Escuelas de la empresa química Solvay, un edificio con un valioso patrimonio arquitectónico de 1.000 m2 de superficie, construido en 1914, y cuya historia va unida desde entonces a la del municipio cántabro.

Situado en una parcela de 6.650 m2, se espera que en este Centro se formen cada año alrededor de 1.000 alumnos en acciones formativas relacionadas con la construcción, el medio ambiente y el sector químico. Asimismo, en estas instalaciones se ofrecerá formación dirigida a perfiles técnicos, Certificados de Profesionalidad de Nivel 3, enfocados en cursos de Oficina Técnica, como por ejemplo metodología BIM (Building Information Modeling).

centro formacion fundacion escuelas solvay

Fachada principal del nuevo Centro de Formación de Torrelavega.

La vuelta a los orígenes de un edificio con vocación formativa

Con un nuevo uso formativo, el edificio vuelve a sus orígenes. Este conjunto arquitectónico, referente de la arquitectura española de la primera mitad del siglo XX, fue construido en 1914 como escuelas para los hijos de los trabajadores del complejo fabril de la empresa química belga Solvay, en la localidad de Barreda, perteneciente a Torrelavega. Como todas las construcciones de la compañía en el municipio, la fachada de ladrillo cara vista de las Antiguas Escuelas de Solvay se caracteriza por su estilo centroeuropeo, construida por obreros belgas y alemanes siguiendo el modelo de diseño y edificación imperante en el corazón del continente.

Las labores de rehabilitación del complejo para convertirlo en Centro de Formación para los profesionales del sector se iniciaron en octubre de 2018. Con una duración de cinco meses, se han centrado, principalmente, en la reparación de las filtraciones existentes en la cubierta, la completa reforma y adaptación de los baños para personas con movilidad reducida, así como realización de la red de saneamiento de aguas pluviales y fecales. En materia de acondicionamiento, se han abierto nuevos espacios en el interior del recinto, se han sustituido las puertas de paso para facilitar la evacuación en caso de incendio y se han reparado faltas y desconchones en las paredes, entre otras actuaciones.

Soportal del nuevo Centro de Formación de la Fundación Laboral en Torrelavega (Cantabria)

Soportal del nuevo Centro de Formación de la Fundación Laboral en Torrelavega (Cantabria)

Aula de química del nuevo Centro de Formación.

Aula de química del nuevo Centro de Formación.

Sin embargo, a pesar de los trabajos que han dado una nueva vida a este complejo, se han mantenido algunos de los detalles que permiten conservar su esencia centenaria. De esta manera, se han restaurado suelos, rodapiés, puertas, carpintería exterior, así como los aleros o los techos de los soportales. También se ha realizado una limpieza en profundidad de la fachada de ladrillo.

Uno más de los muchos edificios del complejo Solvay en Torrelavega

Las Antiguas Escuelas de Solvay eran uno más de los muchos edificios que formaban parte del complejo creado por la empresa en el municipio cántabro. Además del complejo formativo, el conjunto empresarial contaba con la fábrica, con viviendas para los trabajadores, un casino, una sala de cine e, incluso, un hospital, situado dentro del recinto fabril.

Aula del nuevo Centro de Formación de la Fundación Laboral en Torrelavega (Cantabria)

Aula del nuevo Centro de Formación de la Fundación Laboral en Torrelavega (Cantabria)

Sala de Epis del nuevo Centro de Formación

Sala de Epis del nuevo Centro de Formación

Operativo desde 1908, el complejo de Solvay en la localidad cántabra es, desde entonces, el mayor y más antiguo centro de la empresa en nuestro país. En su construcción se emplearon cuatro años y una inversión de diez millones de pesetas. Dedicada a la producción de carbonato sódico, bicarbonato sódico y sal, la compañía ha provisto desde esta planta a todo tipo de empresas de la industria del vidrio, la papelera, la del detergente, la farmacéutica o la alimentaria. Actualmente, la planta emplea a casi 400 trabajadores y genera un volumen de ventas superiores a los 1.400 millones de euros anuales.

* Echa un vistazo a las imágenes del 25 Aniversario de la Fundación Laboral en Cantabria y descubre el nuevo Centro de Formación de Torrelavega en las Antiguas Escuelas Solvay *

Related Post