Madrid contará en 2022 con un nuevo conjunto de oficinas sostenibles con la firma del arquitecto Norman Foster

La ciudad de Madrid contará en 2022 con una nueva obra del arquitecto Norman Foster. Acciona comenzó hace unos meses las obras de rehabilitación de un nuevo complejo de oficinas que se levantará sobre una antigua planta de gas en las inmediaciones de la estación de Mendez Álvaro.

Se trata de la única nave de motores que queda de la Sociedad de Gasificación Industrial de Cerro de la Plata. Acciona compró el edificio, que llevaba años abandonado, a Naturgy en 2017. Este edificio histórico data de 1905, y fue diseñado por Luis Landecho, quien cuenta con otros proyectos relevantes en la capital, como el Hotel Ritz o el Ateneo.

A través de este proyecto se pretende reutilizar este edificio histórico y convertirlo en un ejemplo de sostenibilidad. También se busca, tal y como se apunta desde el estudio, dar una nueva vida al área circundante. En resumen, se facilitarán más de 10.000 metros cuadrados de nuevo espacio para oficinas y se creará un nuevo espacio verde junto a la estación de Méndez Álvaro de la capital. El proyecto conservará las 10.000 toneladas de ladrillo de esta antigua nave y rehabilitará su exterior. Los trabajos comenzaron el pasado mes de abril tras recibir la licencia municipal.

Imagen de las zonas exteriores del proyecto Acciona Ombú. Fuente: Foster + Partners.

Imagen de las zonas exteriores del proyecto Acciona Ombú. Fuente: Foster + Partners.

Por dentro de la infraestructura, el proyecto plantea introducir una serie de pisos de madera escalonados. Para crear esta estructura se utilizará material de fábricas y bosques cercanos. De esta manera, se crearán terrazas resguardadas por el techo de la infraestructura original. Por su parte, tal y como apunta Cinco Días, también se rehabilitará la antigua linterna en el centro de la cubierta para crear un lucernario que aporte luz natural al interior. Así se busca reducir el consumo de energía del inmueble. En este sentido, el vidrio que conformará esta estructura incorporará en su interior placas de silicio que generan electricidad.

Por su parte, en el exterior del edificio, tal y como se apunta desde el propio estudio, aprovechando el clima templado de Madrid, que permite estar al aire libre nueve meses al año, el proyecto contempla un nuevo patio en la planta baja y un gran parque de 10.000 metros cuadrados, en el que se plantarán 300 árboles. En este espacio se habilitarán zonas de trabajo, de reuniones y descanso.

Parque exterior del proyecto Acciona Ombú. Fuente: Foster + Partners.

Parque exterior del proyecto Acciona Ombú. Fuente: Foster + Partners.

El arquitecto cuenta con otros proyectos en Madrid

Este proyecto, el Acciona Ombú, es el tercer proyecto que el estudio Foster+Partners va a desarrollar en Madrid. El estudio liderado por el arquitecto británico también se ha encargado de la reforma de la que fue la sede de Barclays en España, situada en la plaza de Colón. Esta reforma fue encargada por CBRE GI en 2017 por 10 millones de euros.

Por otro lado, el pasado mes de junio, el Gobierno dio luz verde al proyecto desarrollado por el estudio Foster+Partners, junto al arquitecto Carlos Rubio, para la ampliación del Salón de Reinos del Museo del Prado. A través de este espacio, la pinacoteca madrileña sumará 2.500 metros cuadrados. Estas no son los primeros proyectos de Norman Foster en la capital, ya que el arquitecto diseñó la Torre Cepsa, terminada en 2009.

Además, el arquitecto suma en España otras obras, como son el diseño de las estaciones de metro de Bilbao, la torre de comunicaciones de Collserola, puesta en marcha para los Juegos Olímpicos de 1992, o el Palacio de Congresos de Valencia, entre otras.

 

* Echa un vistazo al proyecto en la web del estudio Foster+Partners.

Related Post

Madrid ya cuenta con su primera promoción de vivienda pública de consumo casi nulo

La primera promoción de vivienda pública de Madrid con el sello energético Passivhaus ya es una realidad. El pasado mes de octubre se inauguró ‘Carabanchel 34, que cuenta con este certificado alemán que acredita que el consumo de energía del edificio es casi nulo, proporcionando mayor calidad de vida a los vecinos y un importante ahorro de costes en su factura energética.

A través de esta promoción, propiedad de la Empresa Municipal de la Vivienda y el Suelo de Madrid (EMVS), se pondrán en alquiler 25 nuevos pisos de uno, dos y tres dormitorios. La promoción ya está finalizada y formará parte de la convocatoria pública que la EMVS tiene previsto lanzar antes de que acabe 2020.

Todas las viviendas de esta promoción, desarrollada a través de un proyecto del Estudio de arquitectura Ruiz-Larrea & Asociados y ejecutada por la empresa Marco Infraestructuras y Medio Ambiente, han sido construidas con un moderno sistema de habitabilidad bioclimática. Este concepto se basa en configurar el edificio de manera que se consiga el máximo soleamiento de los espacios habitables de las casas, durante la mayor parte del día. De esta manera, se puede lograr un ahorro energético que oscila entre el 70 % y el 90 % respecto a una vivienda convencional.

El edificio consta de 25 viviendas de uno, dos y tres dormitorios.

El edificio consta de 25 viviendas de uno, dos y tres dormitorios.

Eficiencia y aislamiento, claves en el ahorro energético

Tanto la técnica como los materiales empleados en la construcción encapsulan cada vivienda, de modo que no se produzcan pérdidas de frío ni de calor. Además, cuentan con bombas de calor de alta eficiencia en la producción de agua caliente sanitaria y calefacción, que alcanzan rendimientos del 400 %.

Los muros son más gruesos que en viviendas convencionales y las ventanas tienen triple acristalamiento. Las viviendas están orientadas hacia el sur, de modo que aprovechan la luz del sol. Asimismo, se organizan en torno a un único núcleo de comunicación vertical que da acceso a un corredor de distribución orientado al norte, de manera que todas las viviendas son pasantes con ventilación cruzada.

Por su parte, la envolvente se compone por una fachada ventilada con aislamiento térmico de lana de roca y carpinterías de altas prestaciones. Además, cuenta con sistemas de ventilación mecánica controlada con recuperadores de calor. De esta manera, se obtiene una calidad óptima de aire sin derrochar la energía usada en la climatización.

Este edificio consigue un ahorro energético de entre el 70% y el 90% respecto a una vivienda convencional.

Este edificio consigue un ahorro energético de entre el 70 y el 90 % respecto a una vivienda convencional.

Con todas estas medidas, la promoción puede conseguir un importante ahorro en la factura energética, menor contaminación y mayor calidad de vida y confort, y cumplir así con los estándares impuestos por el instituto alemán Passivhaus, el sello más exigente y reconocido a nivel mundial en materia de eficiencia energética. El edificio cuenta, además, con 25 plazas de garaje en un aparcamiento subterráneo con un moderno sistema robotizado que aprovecha el espacio al máximo.

Desde la EMVS se está trabajando para terminar en los próximos años 38 promociones que pondrán en el mercado 3.200 viviendas de alquiler. Todas las promociones cumplirían con el objetivo de ‘energía positiva’, una normativa fijada en la Directiva Europea 2010/31/UE, y cuyos criterios ya se aplican por el Ayuntamiento de Madrid desde 2016. Criterios que establecen que la demanda energética media de los proyectos no supere los 20kWh (m2/año) es decir, los kilovatios hora por metro cuadrado útil año que una vivienda gasta en calefacción, en agua caliente y en aire acondicionado. En el caso de ‘Carabanchel 34′ este índice es, según el consistorio madrileño, muy inferior a los 20kWh.

Related Post

¿Cómo van a evolucionar nuestras casas a raíz de la crisis del coronavirus?

Tras más de un mes de confinamiento debido a la crisis causada por el Covid-19, se están poniendo de manifiesto necesidades de mejora en nuestras viviendas. Pasar más tiempo del habitual en casa ha hecho que se detecten problemas relacionados con la iluminación, accesibilidad, salubridad o el confort. Además, la falta de terrazas o de espacios útiles para el teletrabajo revela defectos que hasta ahora no se habían percibido en los inmuebles.

¿Qué es lo que más se debería valorar en una vivienda? Para el arquitecto Carlos Lamela, en los hogares debería primar la “luz natural, la ventilación y una movilidad sencilla y cómoda” en todo tipo de vivienda, señala para El País. En este mismo sentido se expresa para este diario la coordinadora de salud y arquitectura del Colegio de Arquitectos de Cataluña, Sonia Hernández-Montaño, quien cree que cuando termine esta crisis se valorarán más las vistas, la flexibilidad en la distribución o la presencia de zonas exteriores privadas.

Crece la demanda de viviendas con zonas exteriores

Esta es una tendencia que ya se está dejando ver. Las zonas exteriores de una vivienda están siendo ampliamente demandadas en las últimas semanas. Según el portal inmobiliario Fotocasa, desde el pasado 18 de marzo se ha incrementado en un 40 % la búsqueda de casas con balcón, terraza y jardín. Desde el portal aseguran que si bien estos filtros no eran prioritarios antes del confinamiento, ahora sí se están considerando importantes a la hora de buscar un nuevo hogar.

Elementos como las terrazas, balcones o jardines se están convirtiendo en elementos importantes. Fuente: Suyu. Unsplash.

Elementos como las terrazas, balcones o jardines se están convirtiendo en elementos importantes. Fuente: Suyu. Unsplash.

Desde Idealista también se ha percibido esta tendencia. Su jefe de Estudios, Fernando Encinar, ha señalado que, desde que se decretó el estado de alarma en España, el porcentaje de búsquedas de vivienda en capitales de provincia ha caído desde el 44,1 % hasta el 38,8 %, dirigiéndose a otros municipios más pequeños. Según Encinar, estos datos muestran que muchos españoles se han dado cuenta de que “viven en una vivienda que no les gusta y que preferirían vivir en zonas menos céntricas a cambio de disponer de más metros cuadrados, mayor luminosidad, jardines o terrazas”.

En este sentido, las terrazas están siendo otras de las grandes protagonistas de esta crisis, si bien durante años han sido elementos a eliminar por los propietarios para ganar metros cuadrados de interior. Una práctica que, según Carlos Lamela, sería un error, ya que las terrazas protegen las fachadas del sol y de la lluvia. En este sentido, el arquitecto Julio Touza prevé en El País que estos espacios “van a ganar protagonismo en tamaño y calidad” después de la crisis.

Según Fotocasa, se ha incrementado en un 40 % la búsqueda de casas con balcón, terraza y jardín. Fuente: Izhak Agency. Unsplash.

Según Fotocasa, se ha incrementado en un 40 % la búsqueda de casas con balcón, terraza y jardín. Fuente: Izhak Agency. Unsplash.

Cerca de un 8 % de las viviendas no tienen vistas a la calle

Más complicado lo van a tener quienes vivan en pisos interiores. Alrededor de un 7,9 % de los hogares españoles no tiene vistas a la calle, según un estudio de Idealista. Este porcentaje sería mayor en las grandes ciudades. Por ejemplo, Madrid es la ciudad con más viviendas de este tipo, con hasta un 20,3 % de las casas. Le siguen Bilbao, Cádiz o Zaragoza, todas por encima del 10 % de los hogares. En el otro extremo de la tabla, Albacete, Cuenca, Murcia u Ourense, este tipo de viviendas no llega al 2 % del total.

¿Qué se va a pedir a la vivienda una vez se haya superado esta crisis? Gonzalo Pardo, director de Gon Architects de la plataforma Houzz, asegura que la vivienda del futuro deberá ser transformable, y deberá resaltar la multifuncionalidad de los espacios. Según el arquitecto, esta cualidad cobra más sentido en momentos como este, en los que todas nuestras actividades se realizan en casa, desde hacer deporte a trabajar. De esta manera, prevé que en las futuras casas se habilitarán espacios para el teletrabajo, pero que serán reconfigurables a lo largo del día en función de las diferentes necesidades de las personas.

En materia de salubridad, el director del área de Accesibilidad de UIC Barcelona School of Architecture, Enrique Rovira-Beleta, señala en El País que se cambiará la visión de los hogares y “las normativas se modificarán para conseguir que el espacio de las viviendas existentes esté mejor distribuido, iluminado y ventilado”. Cambios que podrían traducirse en mayores huecos de ventanas o agrandando pasillos y puertas para el paso de una silla de ruedas, señala Rovira-Beleta.

Related Post