Claves para garantizar la accesibilidad de las personas con discapacidad, a los espacios y edificios públicos en la ‘nueva normalidad’

La Fundación Once, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y el Real Patronato sobre Discapacidad, han editado la publicación ’11 claves para una nueva normalidad accesible’. Un documento en el que se recogen recomendaciones para la adecuación de espacios y edificios públicos para hacer frente a la ‘nueva realidad’ en la lucha contra el Covid-19, teniendo en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad.

Esta guía busca evitar, a través del análisis de once elementos estratégicos, que el cumplimento normativo en los entornos públicos y laborales, para adaptarse a las nuevas condiciones recomendadas por las autoridades sanitarias, se convierta en una barrera para la libre circulación y desarrollo de actividades por parte de las personas con discapacidad.

Cada uno de los elementos que conforman esta guía ha sido examinado y se ofrecen consejos que reflejan aspectos relacionados con los grandes colectivos de personas con discapacidad, como son la discapacidad visual, auditiva, física, cognitiva o psicosocial.

Consejos para los principales colectivos de personas con discapacidad

La guía analiza los sistemas de activación de elementos, como ascensores o telefonillos. Recomienda a las empresas que apuesten por innovaciones tecnológicas, como el uso del teléfono móvil personal o de la red wifi , así como por la búsqueda de nuevos materiales con tratamientos antibacterianos para estos sistemas. De esta manera se favorecería la accesibilidad y usabilidad por parte de todos los usuarios.

A la hora de ofrecer información sobre procedimientos se aconseja disponer de esta en formatos accesibles, fomentando el uso de pictogramas y la lectura fácil, así como que los mensajes que se ofrezcan en formato sonoro en espacios públicos incorporen alternativas en formato escrito o en lengua de signos. También se recomienda higienizar los formatos en Braille o alto relieve.

Once claves

El documento propone consejos en función de los grandes colectivos de personas con discapacidad.

En el uso de equipos de protección, como mascarillas, se advierte sobre la disminución de la vocalización y volumen que estas generan entre los interlocutores, dificultando la comunicación con personas con discapacidad auditiva y visual, por lo que se recomienda su sustitución por mascarillas transparentes o pantallas protectoras. En cuanto a los dispensadores de gel hidroalcohólico, la guía plantea establecer un criterio para normalizar su ubicación y facilitar su localización por parte de las personas con dificultad visual, así como asegurar su cómoda manipulación para las personas con limitaciones de movilidad y maniobra.

Respecto a las mamparas separadoras de protección, se aconseja que cuenten con elementos contrastados que avisen de su existencia a las personas con dificultades visuales, pero al mismo tiempo sean transparentes para permitir la comunicación en lengua de signos a través de ellas. En cuanto a los espacios higiénicos de uso público se recomienda que se reserven estrictamente a usuarios con movilidad reducida, extremando su higienización después de cada uso.

Recomendaciones en desplazamientos por las ciudades y en terrazas

El documento advierte también de la dificultad que existe en nuestras ciudades a la hora de mantener el espacio de separación mínima recomendada, sobre todo en aceras, especialmente para las personas que utilizan sillas de ruedas o productos de apoyo. De esta manera, se recomienda ajustarse a las medidas de paso según la normativa en vigor, sobre todo en lo que respecta el dimensionado y uso exclusivo de itinerarios peatonales. Asimismo, se aconseja que terrazas y veladores respeten las zonas de tránsito de los sitios donde se ubiquen, así como los elementos de señalización podotáctil que haya en el suelo.

En el uso del transporte público colectivo, la guía recomienda respetar las zonas reservadas para las personas con discapacidad y mayores o incluirse a las personas con discapacidad en los protocolos de seguridad y acceso a la red pública de transporte. En materia de reducción de aforo en espacios públicos, por ejemplo, se apuesta por tener en cuenta la cuota mínima reservada para personas con discapacidad. Finalmente, de manera general, se aconseja el cumplimiento de las pautas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades competentes.

Este documento se enmarca dentro de la iniciativa #BarrerismoCovid, que busca sensibilizar sobre las barreras a las que se suelen enfrentar las personas con discapacidad.

* Descarga y conoce en detalle las once claves para impulsar una ‘nueva normalidad accesible‘. 

Related Post

Descubre cómo gestionar la accesibilidad en tu comunidad de propietarios con este nuevo manual

Solo un 0,6% de los más de 9,8 millones de viviendas que hay en España cumple con los criterios técnicos en materia de accesibilidad. Normativa que, desde diciembre de 2017, obliga a todas las edificaciones a permitir la accesibilidad y el uso sin barreras a todas las personas. Sin embargo, son muchos los inmuebles que, en la práctica, cuentan todavía con obstáculos insalvables para muchas personas.

Si bien los factores económicos son determinantes en muchas ocasiones a la hora de acometer una reforma, tampoco conviene olvidar que, en otros casos, el desconocimiento por parte del vecindario de las normas que rigen estas actuaciones supone una traba importante a la hora de facilitar el día a día de los vecinos con algún tipo de discapacidad.

El manual "¿Cómo gestionar la accesibilidad?" intenta poner solución a algunos de los problemas de accesibilidad más comunes en nuestro país

El manual “¿Cómo gestionar la accesibilidad?” intenta poner solución a algunos de los problemas de accesibilidad más comunes en nuestro país

En este sentido, desde el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (Cgate), la Fundación ONCE y la Fundación Mutua de Propietarios se ha elaborado una guía con el fin de aclarar dudas y facilitar a las comunidades de propietarios una serie de trámites para que el conjunto del parque de viviendas español sea completamente accesible. Un manual que no solo refleja las necesidades de las personas que cuentan con algún tipo de discapacidad, sino de toda la sociedad que, sin saberlo, se favorece de este tipo de medidas. Según el informe, si bien estas actuaciones resultan fundamentales para el 10% de la población, son necesarias para un 40% más, sin que esto ocasione perjuicio alguno para el resto de usuarios.

Bajo el título “¿Cómo gestionar la accesibilidad? Comunidades de propietarios”, la guía parte de los derechos de los propietarios y las obligaciones de la Comunidad a garantizar la seguridad y accesibilidad universal. Obligaciones que pasan por la propia necesidad de los vecinos que habitan el edificio o por las carencias del mismo edificio debido a su vida útil. Asimismo, en el documento se abordan los procedimientos y requisitos de tramitación de licencias necesarios para llevar a cabo la obra.

Con una clara vocación didáctica, el manual repasa algunos de los aspectos más controvertidos y que más confusión en términos legales generan: como quién asume el coste de las obras. Es por eso que desde la guía se señala en todo momento la necesidad de que estas reformas sean llevadas a cabo por profesionales del sector que conozcan la normativa para evitar sustos y gastos innecesarios.

El manual intenta poner solución a algunos de los problemas de accesibilidad más comunes en nuestro país, como es la instalación de ascensores en las comunidades de propietarios

El manual repasa algunos de los aspectos más controvertidos en términos legales: desde el quién asume el coste de las obras hasta casos reales de actuaciones. Fuente: Pixabay

Por último, el manual intenta poner solución a algunos de los problemas de accesibilidad más comunes en nuestro país, como son la instalación de rampas o ascensores en las comunidades de propietarios. Según los autores del documento, un 22% de los edificios que necesitan un ascensor no cuenta con él. Y, en muchos casos, como se destaca en el manual, su instalación no es la correcta debido, en la mayoría de los casos, a la falta de espacio en la propia estructura del edificio.

En definitiva, la guía elaborada por la Fundación ONCE, el Cgate y la Fundación Mutua de Propietarios se pone en la piel de los usuarios y analiza uno a uno los pasos a seguir, y las dificultades y errores que podemos encontrar en la gestión de la accesibilidad de nuestras viviendas.

* Echa un vistazo al documento íntegro “¿Cómo gestionar la accesibilidad?” del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (Cgate), la Fundación ONCE y la Fundación Mutua de Propietarios.

Related Post