La economía circular, clave de la nueva industria de la construcción

“Producir, consumir y tirar” es y será sustituido por “reducir, reutilizar y reciclar”, conocidas también como las “3 R”. Esta es la máxima de la economía circular, el nuevo modelo de producción que busca prolongar la vida útil de los materiales y los recursos tanto como sea posible, reduciendo al mínimo la generación de residuos.

La Comisión Europea promueve desde hace varios años la transición de Europa hacia una economía circular, con el firme convencimiento de que ésta impulsará la competitividad, fomentará el crecimiento económico sostenible y creará nuevos puestos de trabajo. De este modo, a finales de 2015 lanzó un paquete de medidas para impulsar este nuevo sistema alternativo de producción y consumo. Entre las decisiones adoptadas, destaca la creación de una plataforma de apoyo financiero para la economía circular con el Banco Europeo de Inversiones (BEI); asimismo, propone una mejora de la legislación relativa a ciertas sustancias peligrosas en aparatos eléctricos y electrónicos, al tiempo que ofrece orientaciones a los Estados miembros sobre la transformación de residuos en energía.

Dado que la construcción es uno de los sectores con mayor impacto ambiental y con alto porcentaje de generación de residuos, la aplicación de la economía circular es clave de la transformación de la nueva industria de la construcción.

Precisamente, la CE acaba de lanzar un Protocolo sobre los residuos de la construcción y demolición (RCDs) dado que representan uno de los mayores volúmenes de residuos en Europa. “Se produce una tonelada de residuos de construcción y demolición por persona y año, lo que significa 500 millones de toneladas anuales en toda la UE”, afirman desde el organismo europeo.

En este sentido, es reseñable poner como ejemplo a la industria cementera española, que lleva años utilizando las denominadas “materias primas secundarias”, los productos que abandonan la condición de residuos para convertirse en recursos. (Te recomendamos nos perderte un post anterior donde te contábamos que hace la industria cementera española para que sus residuos no acaben en vertederos).

Pero no sólo la economía circular debe aplicarse en la gestión de residuos de construcción y demolición, como apuntaba el recién reelegido presidente de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), Juan Lazcano, este miércoles 22 de marzo, en El Economista: “El sector de la construcción va a desempeñar un papel clave en el proceso de transición a esa economía circular, sobre todo por lo que afecta a las repercusiones medioambientales de sus procesos y a la gestión de sus residuos, pero también por lo que se refiere al comportamiento medioambiental del producto construido, fundamentalmente los edificios”.

La innovación es el aliado principal con el que cuenta la construcción para hacer posible la verdadera transición hacia la economía circular, reduciendo residuos, diseñando en origen de forma ecológica, utilizando materiales reciclados, mejorando el rendimiento de los edificios o construyendo con criterios de eficiencia energética.

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>