Fachadas que miran por la eficiencia y tu confort

Una fachada que consiga reducir las pérdidas y ganancias energéticas de los edificios y, de ese modo, lograr disminuir el consumo energético. ¿Ideal, no? ¡Pues se ha conseguido y ya está patentado!

Han sido dos investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) quienes han diseñado un nuevo sistema de fachada ventilada en la que, gracias al control del flujo del aire mediante una doble cámara, se obtiene un considerable ahorro de energía en todo el edificio.

Aplicable tanto en trabajos de rehabilitación como de obra nueva debido a su sencillez de implementación, esta fachada ventilada de doble cámara presenta dos mejoras sobre el sistema convencional. En primer lugar, se reducen las pérdidas y ganancias energéticas a través de la fachada y, por tanto, se logra reducir el consumo energético debido a la climatización. En segundo lugar, el diseño de doble cámara con el dispositivo de remate superior permite que el gradiente de temperatura vertical en las cámaras se reduzca significativamente a lo largo del año.

fachadaseficiencia

Como consecuencia de dicha homogenización del aire en las cámaras de ventilación, se logra que desaparezcan las diferencias de temperatura interior en el edificio debidas a la altura, evitándose que en locales o viviendas superiores el confort térmico sea mayor o menor que las inferiores.

Las fachadas ventiladas convencionales se componen de una hoja interior, un aislamiento exterior continuo, la cámara de ventilación y las placas de terminación exterior. La novedad de la fachada propuesta por los investigadores consiste en introducir una segunda cámara entre la existente y el aislamiento de la fachada, conectando ambas cámaras en la parte inferior de la fachada. Otra novedad es el remate superior de la fachada, que incorpora un elemento que contiene la rejilla de entrada de aire a la cámara de admisión, y la rejilla de expulsión de aire de la cámara de ventilación. Dicho remate incluye un sistema de apertura y cierre manual de las rejillas, en función del gradiente de temperatura entre el interior y el exterior del edificio.

La fachada, principal elemento constructivo del edificio, permite alcanzar las exigencias de eficiencia energética y confort interior, establecidas en las normas y directivas nacionales e internacionales del sector de la construcción. Por ello, según el tipo de sistema elegido, el diseño y la correcta ejecución, condicionará el consumo energético final del edificio.

El gasto medio de climatización de un edificio representa entre el 40% y el 65%; el fin es mantener unas condiciones interiores agradables para sus ocupantes, contrarrestando las pérdidas y ganancias energéticas existentes a través de la envolvente del edificio.

Y es que, como muy bien indican sus creadores, se pone de manifiesto una vez más “el potencial de mejora en la eficiencia energética del edificio mediante el rediseño de sistemas constructivos convencionales“.

 

Santa Cruz Astorqui, J.; C. Porras-Amores, C. Ventilated Facade with double chamber and flow control device. Energy and Buildings 149: 471-482 (2017).

Related Post