Más del 50% del objetivo europeo de incremento de la eficiencia energética provendrá de la edificación, “si se construye bien”

Una veintena de representantes de instituciones y empresas de la industria de la construcción y del ámbito de la formación participaron, el pasado jueves 10 de mayo, en el seminario informativo sobre «La importancia de la formación de formadores en competencias medioambientales para el sector de la construcción», que organizó la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), con la colaboración de la Fundación Laboral de la Construcción.

Mª Ángeles Asenjo, directora del Departamento Internacional de la CNC, dio la bienvenida a los asistentes y, a continuación, Javier González, responsable de Proyectos Internacionales de la Fundación Laboral, habló de las «Alianzas estratégicas para las competencias sectoriales y el diseño de los planes de formación transnacionales para la industria de la construcción».

González describió el contexto legal, económico y social en el que nos encontramos actualmente, un marco en el que la Unión Europea (UE) ha puesto su foco de interés en la eficiencia energética, con grandes inversiones: “Si tenemos a ‘Pepe Gotera y Otilio’ [famosos personajes de ‘chapuzas a domicilio’ de Mortadelo y Filemón], no vamos a ser competitivos; tenemos que contar con buenos profesionales, cualificados y preparados para hacer frente al rendimiento energético de los edificios, que es clave para los objetivos europeos”.

Carencias que subsanar y barreras que superar

En este sentido, recordó que la Estrategia para una competitividad sostenible del sector de la construcción y de sus empresas COM (2012) 433 apunta una serie de carencias que hay que subsanar, tales como: falta de trabajadores cualificados, necesidades de nuevas competencias específicas no contempladas en el sistema de Educación y Formación Profesional (EFP), necesidad de cualificación por la transición a una economía baja en carbono y fortalecimiento del capital humano de la industria de la construcción, entre otras.

Para ello, el sector debe abordar aspectos esenciales para superar estas barreras y anticipar las necesidades de competencias que requieren las empresas, atraer aprendices hacia la construcción, llevar a cabo iniciativas en eficiencia energética (EE), fomentar competencias TIC y continuar las experiencias Build up Skills de los países europeos participantes.

objetivo de incremento en eficiencia energética y energías renovables

Un momento durante el Foro.

Tal y como indicó Javier González, el 40% de las empresas en Europa tiene problemas para encontrar profesionales con las habilidades que necesitan para crecer e innovar”. Respecto a la industria de la construcción, el representante de la Fundación explicó las iniciativas que está impulsando la Comisión Europea (CE). Por una parte, la colaboración de los Consejos de Competencias Sectoriales y las Alianzas Sectoriales de Competencias (SSA, por sus siglas en inglés), así como un enfoque europeo estratégico sectorial, llamado Blueprint, que se empezará a desarrollar en próximos meses. Por otra, el impulso de cualificaciones en el ámbito europeo, para el que la CE alienta a los Estados Miembros a adaptar las cualificaciones y los programas formativos a las nuevas demandas del mercado y a proporcionar modelos energéticos innovadores y nuevos programas de Formación Profesional (FP) centrados en el clima y la EE.

Mejora de la formación y la especialización

Por su parte, Beatriz Oliete, técnica de Proyectos Internacionales de la Fundación Laboral de la Construcción y responsable del proyecto Bus.Trainers, que persigue la mejora de la formación y especialización para formadores de FP de la construcción en eficiencia energética y energías renovables, presentó los resultados alcanzados en esta iniciativa hasta ahora y los objetivos y fases que quedan por alcanzar.

Dos de los hitos fundamentales que pretende Bus.Trainers son: proporcionar una plataforma que sirva de apoyo al aprendizaje continuo de la comunidad docente y de impulso para la colaboración entre expertos; y desarrollar una cualificación sectorial europea, ‘Eco-formador en el sector de la construcción’, reconocida en los cinco países participantes con principios de EQFECVETEQAVET.

Además, la investigadora dio a conocer los primeros resultados del proyecto: el «Informe sobre la brecha de competencias ‘verdes’ de formadores de EFP de la industria de la construcción», un «Mapa y Perímetro de competencias ‘verdes’ final» y la cualificación ‘Eco-Formador de la industria de la construcción’, que se pondrá en marcha en el segundo semestre de 2019.

José Antonio Ferrer, jefe del Grupo de Investigación sobre Análisis Energéticos en Entornos Urbanos de la Unidad de Investigación en Eficiencia Energética en Edificación del Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), adscrito al Ministerio de Economía, Industria y Competitividad, a través de la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, se centró en las «Necesidades de capacitación derivadas de la normativa europea y española en relación a la eficiencia energética en los edificios».

Los usuarios, como gestores del autoconsumo

Ferrer resaltó que si bien la capacitación de los técnicos es imprescindible, la de los usuarios es fundamental, por el “decidido apoyo al autoconsumo” que marca la directiva europea de energías renovables (EERR), ya que “los ciudadanos se convierten en gestores de su consumo de energía”. Los proveedores de combustibles, por su parte, tienen la obligación de incorporar EERR en un 1% anual hasta 2030 y capacitar e informar a los usuarios, entre otras cuestiones.

Bus trainer

Un momento durante el encuentro.

El representante de Ciemat aseguró que “más del 50% del objetivo de incremento de la eficiencia energética y energías renovables, provendrá de la edificación” y, según el experto, se puede lograr sin hacer grandes medidas, simplemente “haciendo buena construcción”.

También recordó que a partir de 2020, todos los edificios que se construyan serán de consumo de energía casi nulo (ECCN) y que los organismos públicos deben llevar una acción ejemplarizante en la rehabilitación de edificios. La normativa europea empieza a dejar de lado la edificación como elemento aislado para comenzar a acometer el concepto global de ciudades inteligentes (smart cities).

¿Y de qué manera se puede afrontar este cambio?

Para José Antonio Tenorio, científico titular del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja (IETCC), perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es cuestión de “buscar valor añadido en las competencias profesionales, cambiar de velocidad, aprovechar que España es el país del sol para llegar a la sostenibilidad y, en definitiva, a través de la calidad”.

En su intervención sobre el «Fomento de competencias en eficiencia energética (EE) y sistemas de energías renovables (EERR) en la Formación Profesional (FP)», Tenorio comentó que la edificación cuenta con amplios avances tecnológicos, como el caso de BIM, que la industria debe aplicarlos a su funcionamiento y actualizar los conocimientos, puesto que la tecnología evoluciona día a día. Sin embargo, expuso que hay que dar valor a la concienciación y la actualización de conocimientos de formadores, profesionales y empresas para “construir bien”.

En busca del equilibrio entre velocidades

Begoña Leyva, responsable del departamento de Medio Ambiente de la CNC, ofreció unos apuntes finales, a modo de conclusión, con una explicación metafórica muy clara. “Hoy ha quedado patente que, en los temas de eficiencia energética y energías renovables en la industria de la construcción, cada agente implicado va a una velocidad totalmente diferente: La normativa europea va a velocidad de cohete, la legislación española todavía va en bicicleta, la gran mayoría del sector va a paso de tortuga y los usuarios son como peces nadando en un mar de información, gran parte de la cual, ni comprenden”.

Respecto a la legislación española, la representante de la CNC aseguró que “todavía no hemos terminado de transponer todos los aspectos de las vigentes Directivas de eficiencia energética y ya tenemos que empezar a pensar en la transposición de las que están actualmente en tramitación”.

Al referirse a la industria de la construcción, Begoña Leyva explicó que en el sector “suenan los términos de eficiencia energética, BIM, construcción sostenible, etc., pero se sigue construyendo de manera tradicional y se ve lejana la incorporación real y efectiva de todos estos aspectos en el día a día”.

Y los usuarios, como actores determinantes en este proceso, “que sólo atienden a las variables precio y apariencia, y no al resto de prestaciones, tales como calidad o eficiencia energética”, matizó Leyva.

Por último, añadió: “No podemos olvidar que los trabajadores del sector son también usuarios, que podrán comprender y valorar la información facilitada en las etiquetas y prestarán atención a otro tipo de variables a la hora de adquirir bienes.

Este encuentro profesional abrió un debate con aportaciones muy valiosas de los asistentes, sobre la formación de formadores, el perfil del formador y el reconocimiento de la cualificación ‘Eco-formador del sector de la construcción’, que despertó gran interés.

Related Post

Un paseo por los oficios históricos

Antes de que la realeza, la nobleza, el clero y la burguesía ocuparan palacios y edificios emblemáticos en la Edad Media y en la Edad Moderna, fueron otros los primeros que pisaron sus suelos. Constructores, albañiles, pintores, canteros y carpinteros europeos, entre otros gremios, desarrollaron sus habilidades y competencias en paralelo al crecimiento de la arquitectura.

La muestra de lo que fueron capaces de hacer aquellos maestros a través de sus oficios artesanales quedó plasmada en extraordinarias obras, muchas de las cuales han resistido el paso del tiempo. Pero el transcurso de los años no garantiza el devenir digno de lo material ni tampoco de los conocimientos.

Con la distancia de los siglos, el patrimonio arquitectónico muere si no se cuida, y eso es una pérdida que deja huérfana a la humanidad. De ello se percató Europa y, consciente de que su riqueza estaba en peligro de extinción, se firmó la Carta Europea del Patrimonio Arquitectónico el 26 de septiembre de 1975. Este documento pone en alza el capital espiritual, cultural, económico y social del patrimonio arquitectónico como “valores irremplazables”, que favorecen el equilibrio de las sociedades y que posee “un valor educativo determinante”.

Además, aboga por la “conservación integrada”, que exige la puesta en marcha de medios jurídicos, administrativos, financieros y técnicos, así como por la colaboración indispensable de todas las partes para su éxito y su preservación como bien común de nuestro continente.

El cuidado de una herencia común
Construction Inheritance es una aplicación web, creada gracias al trabajo e investigación de seis instituciones de formación profesional procedentes de España, Alemania, Bélgica, Francia, Italia y Portugal, como resultado final del proyecto homónimo liderado por la Fundación Laboral de la Construcción.

La herramienta ofrece un recorrido virtual de 360º por el Palazzo Calò Carducci de la ciudad italiana de Bari, un palacete datado entre los siglos XV y principios del XVIII, que fue rehabilitado para uso residencial y turístico por la empresa Garibaldi.

portada2

Este caso recuperado ha servido al proyecto Construction Inheritance como modelo pedagógico para la transmisión de competencias profesionales que se estaban perdiendo y que se han aplicado en la restauración del palacio. De hecho, la plataforma permite la opción de escoger en un listado completo y conocer en profundidad aquellas competencias y conocimientos que están en riesgo de ser “perdidos”.

A lo largo del tour -que se puede realizar en español, alemán, francés, italiano, portugués e inglés-, el visitante puede encontrar información ampliada sobre las diferentes intervenciones de rehabilitación tradicional que se realizan en cimentaciones y estructuras, fachada, cubierta, instalaciones y acabados.

planta3

La experiencia interactiva nos acerca a la realidad de las estancias del inmueble, donde se encuentran paradas informativas -en forma de ventanas emergentes- sobre las actuaciones de los oficios tradicionales que participan en una restauración.

Gracias a un plano y a un menú desplegable de niveles, el usuario puede desplazarse por las plantas y dependencias del palacio y conocer en todo momento su posicionamiento.

plano_niveles

Tanto para alumnos como para docentes, así como para cualquier persona interesada, este recurso educativo permite aprender o enseñar competencias profesionales clave para la rehabilitación del patrimonio en Europa que, con la jubilación de profesionales de la construcción y la pujante industrialización de los procesos constructivos, estaban siendo abocadas al olvido.

Un paseo por los oficios históricos, a través de Construction Inheritance, regala además la solemnidad que merecen estos quehaceres. Una visita que, envuelta en un imaginado repiqueteo de las herramientas de aquellos artesanos, se puede realizar al ritmo del elegante minué o de la alegre gavota que seguramente bailaban sus moradores originarios: los nobles Cecilia Carducci e Ignazio Calò.

Related Post

Fachadas que miran por la eficiencia y tu confort

Una fachada que consiga reducir las pérdidas y ganancias energéticas de los edificios y, de ese modo, lograr disminuir el consumo energético. ¿Ideal, no? ¡Pues se ha conseguido y ya está patentado!

Han sido dos investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) quienes han diseñado un nuevo sistema de fachada ventilada en la que, gracias al control del flujo del aire mediante una doble cámara, se obtiene un considerable ahorro de energía en todo el edificio.

Aplicable tanto en trabajos de rehabilitación como de obra nueva debido a su sencillez de implementación, esta fachada ventilada de doble cámara presenta dos mejoras sobre el sistema convencional. En primer lugar, se reducen las pérdidas y ganancias energéticas a través de la fachada y, por tanto, se logra reducir el consumo energético debido a la climatización. En segundo lugar, el diseño de doble cámara con el dispositivo de remate superior permite que el gradiente de temperatura vertical en las cámaras se reduzca significativamente a lo largo del año.

fachadaseficiencia

Como consecuencia de dicha homogenización del aire en las cámaras de ventilación, se logra que desaparezcan las diferencias de temperatura interior en el edificio debidas a la altura, evitándose que en locales o viviendas superiores el confort térmico sea mayor o menor que las inferiores.

Las fachadas ventiladas convencionales se componen de una hoja interior, un aislamiento exterior continuo, la cámara de ventilación y las placas de terminación exterior. La novedad de la fachada propuesta por los investigadores consiste en introducir una segunda cámara entre la existente y el aislamiento de la fachada, conectando ambas cámaras en la parte inferior de la fachada. Otra novedad es el remate superior de la fachada, que incorpora un elemento que contiene la rejilla de entrada de aire a la cámara de admisión, y la rejilla de expulsión de aire de la cámara de ventilación. Dicho remate incluye un sistema de apertura y cierre manual de las rejillas, en función del gradiente de temperatura entre el interior y el exterior del edificio.

La fachada, principal elemento constructivo del edificio, permite alcanzar las exigencias de eficiencia energética y confort interior, establecidas en las normas y directivas nacionales e internacionales del sector de la construcción. Por ello, según el tipo de sistema elegido, el diseño y la correcta ejecución, condicionará el consumo energético final del edificio.

El gasto medio de climatización de un edificio representa entre el 40% y el 65%; el fin es mantener unas condiciones interiores agradables para sus ocupantes, contrarrestando las pérdidas y ganancias energéticas existentes a través de la envolvente del edificio.

Y es que, como muy bien indican sus creadores, se pone de manifiesto una vez más “el potencial de mejora en la eficiencia energética del edificio mediante el rediseño de sistemas constructivos convencionales“.

 

Santa Cruz Astorqui, J.; C. Porras-Amores, C. Ventilated Facade with double chamber and flow control device. Energy and Buildings 149: 471-482 (2017).

Related Post