Santiago Calatrava, más cerca del cielo

Dubai (Emiratos Árabes Unidos) espera este año con ansia la finalización de las obras del que será el edificio más alto del mundo, el Dubai Creek Tower (1.345 metros de altura).

Una torre inspirada en la flor de lirio y en el tradicional minarete de las mezquitas, cuyo diseño corresponde al arquitecto español Santiago Calatrava (Valencia, 1951), y que superará la altura del Burj Khalifa (2010, 828 metros de altura), hasta ahora la estructura más alta de la que se tiene registro en la historia.

The Tower.

The Tower. Dubai. Fuente: Calatrava.com

The Tower, como se ha bautizado el edificio, ha contado con un presupuesto de 1.000 millones de euros y completará su construcción a finales de año (para el otoño) tras iniciar sus obras en 2016. El vicepresidente de Emiratos Árabes Unidos y gobernador de Dubai, el jeque Mohamed bin Rashid al Maktum, eligió el diseño del español Santiago Calatrava, entre cinco propuestas de reconocidos arquitectos internacionales.

Según explica el arquitecto español, el rascacielos integra “la tradicional arquitectura islámica, evocando la misma historia que trajo al mundo la Alhambra de Granada y la Mezquita de Córdoba, y elementos de vanguardia, tanto en su diseño como en ingeniería y sostenibilidad”. De su estructura, señala que “desafía la gravedad y se convertirá en el nuevo icono global del siglo XXI; elevará la posición de la ciudad como una metrópoli líder del mundo en el futuro”.

Según afirma Santiago Calatrava: “La tecnología es el vehículo para desarrollar un edificio que une la belleza, la elegancia y el arte. Los materiales serán de ingeniería moderna, principalmente cristal y cables resistentes, que fijarán la torre con el suelo y cuyo diseño está inspirado en las delicadas nervaduras de las hojas del lirio”.

El edificio incorporará un sistema de refrigeración de alta eficiencia con otro de recolección de agua, que se utilizará para limpiar la fachada del edificio. Un delicado trabajo de diseño paisajístico y un sistema integrado de protección solar contribuirán a mejorar su eficiencia energética.

Por las noches, The Tower se iluminará de azul y verde, en homenaje, según un responsable de la empresa constructora, Emaar Properties, “a la positividad, la energía y el optimismo que simboliza Dubái y Emiratos Árabes Unidos gracias a un liderazgo comprometido con el progreso”.

Dubai Creek Tower Night Visual. Fuente: Guiding Architects.

El edificio, ubicado a menos de ocho kilómetros de Burj Khalifa y en pleno puerto Dubai Creek, contará con zonas de restauración, miradores con vistas 360 grados y un hotel boutique. Mientras que el complejo Dubai Creek Harbour albergará 200.000 viviendas, casi un millón de metros cuadrados dedicados a centro comercial, una zona reservada para 450 especies animales, así como 700.000 metros cuadrados destinados a parques y espacios abiertos.

Ya queda menos para poder disfrutar de la nueva joya de la corona en el horizonte de los Emiratos.

Ficha Técnica

 

 

 

 

 

Fuente: Idealista / ArquitecturayDiseño.com / Santiago Calatrava / Emaar Properties

Related Post

Bruselas estrena la Torre Astro, el edificio sostenible más alto de Europa, diseñado por una firma española

A principios de este mes se inauguraba en Bruselas el edificio sostenible más alto de Europa. Se trata de la Torre Astro, un rascacielos de 113 metros de altura y 41 plantas.

El estudio del arquitecto español Carlos Lamela ha sido el encargado de diseñar la rehabilitación de este edificio construido en 1974 por el arquitecto Albert Donker. El proyecto comenzó en 2010, con el propósito de preservar la esencia de la antigua construcción.

Y aunque se conserva la estructura de la torre anterior, se sustituyeron las fachadas por otras para ganar en luminosidad y conseguir el control energético del edificio. Además, éstas se prolongaron en las últimas plantas para lograr una mayor sensación de esbeltez.

La Torre Astro es un edificio “verde” en términos de ahorro y consumo energético, ya que se ha conseguido reducir su consumo de energía en un 90% y el gasto en calefacción en un 60%. Estas cifras prueban la consecución del objetivo de que el rascacielos absorbiese el máximo de energía exterior y emitiese la menor posible.

torre astro

La Torre Astro, en Bruselas | Fuente: Estudio Lamela

La mejora del aislamiento y el triple vidrio con control de factor solar de sus fachadas evitan pérdidas de energía. Además, el edificio cuenta con sistemas de climatización eficientes como techo radiante y dispone de cubiertas vegetales que resguardan la torre de las temperaturas exteriores y también contribuyen a su eficiencia energética.

Por todo ello, el rascacielos recibió la acreditación belga de edificio pasivo, la certificación Bâtiment Passif 2014 y 2015, que corrobora que es un edificio prácticamente autosuficiente desde un punto de vista energético.

La torre, de 52.627 m2 de superficie, albergará la sede central de Actiris, un organismo público belga que se encarga de ayudar a encontrar empleo en la región de Bruselas. Este proyecto ha tardado alrededor de seis años en materializarse y ha supuesto una inversión del 55 millones de euros.

 

Related Post