La construcción, sector clave en el crecimiento de la actividad económica y el empleo

Sin duda, los dos sectores económicos que más sufrieron durante la larga crisis económica fueron la construcción y las actividades inmobiliarias. Tras un proceso de ajuste profundo, tanto en el empleo como en el nivel de actividad, alcanzando niveles muy reducidos, todos los indicadores parecen señalar que ambos se están recuperando. Esta es una de las principales conclusiones del informe “La eficacia de las reformas estructurales impulsa el crecimiento”, elaborado por el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

“Este es un hecho positivo para la generación de puestos de trabajo, puesto que tanto la construcción como las actividades inmobiliarias generan más empleo por unidad de producto que el promedio de la economía”, señala el estudio.

Según el IEE, la inversión en construcción, sobre todo en el mercado de la vivienda, está siendo “una de las variables que han proporcionado el impulso inicial a un nuevo ciclo de crecimiento de la actividad, del empleo y del consumo”. Un ciclo en el que España está logrando crecer mucho más de lo que indicaban las previsiones.

En este sentido, el Banco de España, por ejemplo, pronostica ya un alza del PIB del 3,1% para 2017, mientras que Funcas eleva la cifra hasta el 3,2% y el propio IEE, hasta el 3,3%.

Dentro de este crecimiento, la construcción tiene un papel clave. “La economía española ha vuelto a sorprender por su fortaleza, y en lugar de prolongar en los dos primeros trimestres de 2017 la trayectoria de suave desaceleración que se manifestó en la segunda mitad del pasado año, ha acelerado su crecimiento. El impulso ha procedido de las exportaciones de bienes y servicios, y de la vigorosa recuperación de la inversión privada tanto en vivienda como en bienes de equipo. Estos factores, junto a la inagotable vitalidad del turismo, han dado un nuevo empuje a la actividad, al empleo y al consumo, iniciando un nuevo ciclo de aceleración”, destaca el organismo en su informe.

_V6Z8071

Respecto al sector inmobiliario, el documento subraya que “se encuentra en clara fase de expansión. Ya existe escasez de oferta en numerosas regiones y ciudades, lo que se refleja en el ascenso de los precios tanto de compraventa como, especialmente, de alquiler. En cuanto a la inversión en otras construcciones, aunque registró una caída intertrimestral entre enero y marzo, su ritmo tendencial de crecimiento es positivo”.

En conjunto, el crecimiento de la inversión en el de la construcción —tanto en vivienda como en otro tipo de proyectos— “podría acelerarse este año hasta el 3,5%, y el próximo hasta el 3,6%”.

El IEE también hace hincapié en la evolución de los visados de nueva construcción, que apunta a una aceleración en el segundo trimestre, mientras que la creación de empleo en el sector continúa creciendo.

Según la Encuesta de Población Activa, tanto en la construcción como en las actividades inmobiliarias, se ha pasado de destruir más de un 20% de puestos de trabajo al año al inicio de la crisis a crecer a ritmos superiores al 4% desde 2014”, añade el IEE.

En vista de los buenos resultados que está registrando la economía española, el IEE advierte que nuestro país “no puede permitirse echar por tierra los frutos que han conseguido las reformas estructurales que ha llevado a cabo, principalmente en el mercado del trabajo”. El instituto explica que cualquier contrarreforma o incumplimiento de nuestro compromiso con el Pacto de Estabilidad y Crecimiento firmado con Bruselas ocasionaría un incremento de la incertidumbre, con su consiguiente impacto sobre el crecimiento potencial de la economía y el empleo.

 

* Consulta el informe “La eficacia de las reformas estructurales impulsa el crecimiento”, elaborado por el el Instituto de Estudios Económicos (IEE).

Related Post

La transformación de la industria cementera española, aplicando la economía circular

Gracias al reciclado y la valorización energética, la industria cementera evitó en 2015 el vertido de 2,3 millones de toneladas de residuos. Ésta es una de las cifras que apunta la última actualización del informe sobre “Reciclado y valorización de residuos en la industria cementera en España”, elaborado por el Instituto Cerdà y presentado la pasada semana en Barcelona por la Fundación Laboral del Cemento y el Medio Ambiente, Fundación CEMA.

Como ya os contamos en el post: ¿Qué hace la industria cementera para que muchos de nuestros residuos no acaben en vertederos?, publicado en noviembre del pasado año, la industria cementera española ha sufrido en los últimos años una importante transformación, aplicando la economía circular para la utilización de sustitutos de materias primas o de combustibles en sus procesos productivos.

Sin embargo, España, con un coste medio de gestión de residuos de 46,2 euros por tonelada, “está aún muy alejada de otros países de nuestro entorno como Bélgica, Dinamarca, Alemania, Suecia o Austria, en los que prácticamente han desaparecido los vertederos y cuyas tasas de vertido duplican o incluso triplican los españoles”, explicó el director gerente de la Fundación Cema, Dimas Vallina, durante el acto de presentación del informe.

Informe industria cementera

Durante la presentación del informe.

“La implantación de tasas disuasorias al depósito de residuos en vertedero es la vía más efectiva para mejorar las tasas de reciclado y para convertir los residuos no reciclables en recursos, en línea con las políticas de economía circular de la UE. No debemos olvidar que la fermentación de la materia orgánica produce metano, un gas 25 veces más nocivo que el del CO2 en el avance del calentamiento global”, añadió.

De las 33 fábricas de cemento existentes en España, 29 están autorizadas para el empleo de combustibles preparados a partir de residuos. En 2015, la industria cementera española recuperó energéticamente 749.372 toneladas de residuos, evitándose así la emisión a la atmósfera de 705.000 t de CO2, equivalente a un volumen similar al que capturan anualmente 141.000 hectáreas arboladas.

El porcentaje de sustitución energética -de combustibles fósiles por residuos-, en la industria cementera española, alcanza el 23,4%, una cifra muy alejada de la obtenida por otros países de nuestro entorno líderes en protección medioambiental, como Austria (75,1%), Alemania (64,6%) o Bélgica (50%).

De esto, se puede extraer que aún queda mucho por hacer y que la respuesta la tiene la mencionada economía circular. En la Comunicación de la Comisión Europea sobre este nuevo modelo productivo sostenible, se indica textualmente que “cuando no se pueden evitar o reciclar los residuos, en la mayoría de los casos, y tanto desde el punto de vista medioambiental como económico, es preferible recuperar su contenido energético en vez de depositarlos en vertederos”. De esta manera, la industria cementera juega un papel clave en ese nuevo paradigma de la economía circular, aprovechando el poder calorífico de residuos no reciclables.

En la siguiente infografía se recogen los principales datos del informe “Reciclado y valorización de residuos en la industria cementera en España. Año 2015”:

infografia.ai

* Consulta el informe sobre “Reciclado y valorización de residuos en la industria cementera en España. Año 2015”

Related Post