¿Podrían convertirse los ladrillos en las futuras baterías de nuestros hogares?

Un equipo de investigadores de la Universidad de Washington en St. Louis ha descubierto la manera de convertir los ladrillos en baterías para almacenar energía en nuestros hogares. La investigación, publicada recientemente en la revista Nature Communications, sienta las bases de una tecnología que, si bien todavía está dando sus primeros pasos, podría cambiar nuestra percepción del material de construcción más popular que conocemos.

Los investigadores explican el uso de los ladrillos en sus estudios gracias a su estructura porosa y su composición, rica en óxido de hierro, que le da ese color rojizo característico. La idea está en utilizar vapores químicos para reaccionar con los óxidos de hierro y rellenar los poros de los ladrillos con un plástico conductor, llamado Pedot. Este polímero es capaz de crear una red de nanofibras en el interior del ladrillo.

Esta estructura de nanofibras almacena y conduce electricidad ofreciendo una muy baja resistencia. Uno de los efectos más llamativos de estas reacciones químicas es que, durante la investigación, los ladrillos pasaron de su tradicional color rojo a un azul oscuro.

Por el momento, varios ladrillos pueden encender una luz LED. Julio D'Arcy Research Laboratory.

Por el momento, varios ladrillos pueden encender una luz LED. Julio D’Arcy Research Laboratory, Washington University in St. Louis.

Éste es el primer paso para convertir los ladrillos en supercondensadores, elementos que se pueden recargar más veces que una batería convencional antes de perder su capacidad de almacenamiento. Por ejemplo, una pared de ladrillos se podría recargar hasta 10.000 veces antes de ver reducida su capacidad

Uno de los grandes retos a los que se enfrentan ahora los investigadores es aumentar la densidad de energía de estos supercondensadores. La densidad de energía de estos primeros ladrillos es de sólo el 1 % de la que ofrecen las baterías de iones de litio, pero el objetivo de los investigadores es igualar sus propiedades a un precio mucho más bajo. 

Por el momento, las investigaciones han demostrado que varios ladrillos pueden encender una luz LED, y los cálculos del equipo apuntan a que una pared de 60 ladrillos podría alimentar la iluminación de emergencia durante 50 minutos y tardaría 13 en recargarse.

Como señala para el periódico The Guardian, el profesor de Electrónica de Potencia de la Universidad de Warwick, Richard McMahon, si bien este trabajo es una “interesante demostración” de la posibilidad de almacenar energía, todavía queda “un largo camino” hasta su aplicación práctica

¿Podría tener esta tecnología algún efecto negativo en la estructura del ladrillo? Según apunta Julio D’Arcy, uno de los investigadores del estudio, para The Guardian, las reacciones llevadas a cabo sí que pueden tener un pequeño efecto debilitador de las propiedades estructurales del ladrillo, si bien D’Arcy señala que, en la actualidad, los ladrillos se utilizan esencialmente en fachadas decorativas. 

Aunque la carga almacenada por estos primeros ladrillos todavía es pequeña, el estudio considera que un muro de ladrillos conectados sí que necesitaría un revestimiento aislante. Durante la investigación se utilizó resina epoxi, que incluso permitía el funcionamiento de los ladrillos bajo el agua. 

* Echa un vistazo a la investigación completa en la Revista Nature Communications.

Fuentes: The Guardian, El Confidencial, The Conversation.

Related Post

10 razones para formarte en “Montaje y mantenimiento de redes eléctricas de baja tensión”

Desde su descubrimiento y desarrollo como fuente de energía en el siglo XVIII, la electricidad se ha convertido en un elemento indispensable en nuestro día a día. Considerada como una energía limpia, forma parte de nuestras vidas, no solo a nivel doméstico, sino también profesional. Dada su importancia, y las múltiples oportunidades laborales que ofrece, no te pierdas estas diez razones para formarte a través de un Certificado de Profesionalidad de “Montaje y mantenimiento de redes eléctricas de baja tensión”:

  • Se trata de un título oficial. Los certificados de profesionalidad son el instrumento de acreditación oficial de las cualificaciones profesionales del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales en el ámbito de la administración laboral. Tienen carácter oficial validez en todo el territorio nacional. El SEPE y los órganos competentes de las Comunidades Autónomas son los encargados de expedirlos.
  • Permite transitar hacia un Grado Medio de Formación Profesional reglada, con la consiguiente convalidación de módulos comunes y/o equivalentes.
  • Se trata de un Certificado de Profesionalidad de nivel 2. Superarlo habilita para acceder a un Certificado de Profesionalidad de nivel 3 de la misma familia, lo que abre muchas opciones para el desarrollo profesional.
  • Superar esta cualificación profesional permite inscribirse en el Registro de instaladores autorizados. Para ello, hay que estar en posesión del título y desarrollar la actividad profesional en una empresa del sector.
  • La formación implica la realización de prácticas en empresas del sector. Los alumnos de la Fundación Laboral valoran enormemente las prácticas en empresas, destacando la conexión con el mercado laboral, el contacto directo con los clientes o la organización y planificación del trabajo en un entorno real. Asimismo, un elevado porcentaje de ellos han obtenido un empleo directamente en la empresa en la que han realizado las prácticas.
Momento durante uno de los Certificados de Profesionalidad de "Montaje y mantenimiento de redes eléctricas de baja tensión" impartidos en Madrid.

Momento durante uno de los Certificados de Profesionalidad de “Montaje y mantenimiento de redes eléctricas de baja tensión” impartidos en Madrid.

  • La obtención del título supone la convalidación de las 20 horas de Prevención de Riesgos Laborales de oficio (PRL para trabajos de electricidad, montaje y mantenimiento de instalaciones de Alta Tensión y Baja Tensión), exigible por Convenio.
  • Se trata de una cualificación con un elevado índice de inserción laboral.
  • En los Centros de Formación de la Fundación Laboral de la Construcción se tiene acceso a una formación práctica dotada de recursos materiales y personales de calidad y que son un referente en el sector, con metodologías innovadoras que favorecen el proceso de aprendizaje.
  • Es una formación gratuita, subvencionada por la Administración.
  • Por último, a lo largo de la formación, la entidad paritaria acompaña a los alumnos en el proceso de inserción laboral, poniendo a su disposición un equipo de orientadores laborales con una amplia experiencia, así como una bolsa de empleo especializada en el sector.

* Descubre cuáles son nuestras próximas convocatorias del Certificado de Profesionalidad de “Montaje y mantenimiento de redes eléctricas de baja tensión”.

Related Post

Día Internacional de la Educación: conocemos el día a día de Juan Maroto, docente de Instalaciones eléctricas de la Fundación en Madrid

Hoy, 24 de enero, se celebra el Día Internacional de la Educación y queremos rendir homenaje a los más de 1.000 docentes de la Fundación Laboral de la Construcción, que cada día trabajan de forma incesante para construir un sector más profesional y con futuro.

Uno de estos profesores es Juan Francisco Maroto, que lleva como docente en la Fundación desde 2014. Este madrileño llegó a la entidad paritaria tras más de 30 años al frente de una empresa de telecomunicaciones y electricidad, que tuvo que echar el cierre durante la crisis. Vicepresidente de la Asociación Nacional de Formación para el Empleo (Aforen), creada para ofrecer asesoramiento a los docentes de formación para el empleo a nivel nacional, Maroto imparte en la actualidad el Certificado de Profesionalidad “ELEE0109 – Montaje Y Mantenimiento De Instalaciones Eléctricas De Baja Tensión”.

El Certificado, de 920 horas, cuenta con una amplia formación práctica a través de la constante ejecución de sesiones prácticas en el aula.

Maroto (derecha), en una de las clases del certificado de 920 horas que imparte en la Fundación Laboral en Madrid.

Este curso presencial, subvencionado por la Comunidad de Madrid a través de un programa de Formación para el Empleo, habilita a los alumnos como instaladores de baja tensión. Tras ya varias convocatorias, esta formación sigue cosechando éxitos de asistencia, manteniendo las clases completas. Ahora mismo, 15 alumnos están a punto de finalizar los estudios, que completarán en el mes de febrero en las instalaciones de la Fundación Laboral en el distrito madrileño de Vicálvaro.

Amplia formación práctica para “llevar al alumno, a la realidad que se va a encontrar”

El objetivo de este Certificado de 920 horas, como la del resto de cursos de esta modalidad formativa, no es otro que el “llevar al alumno, a la realidad que se va a encontrar en la calle”, señala el técnico. Este propósito se alcanza con una amplia formación práctica, que forma parte de un módulo de prácticas profesionales no laborales de 80 horas y la constante ejecución de sesiones prácticas en el aula.

Asimismo, el Certificado también cuenta con una formación en prevención, a través de un módulo transversal de 30 horas, vital para el monitor del curso, quien intenta “grabar a fuego los principios de la prevención”. A juicio del profesor, “los alumnos deben tener conciencia de que la electricidad mata. Si formas desde el principio en la aplicación de normas de seguridad, lo interiorizarán y lo ejecutarán”.

Sin embargo, el módulo más popular entre los alumnos es el de automatismos. “Es el que más cuesta, pero también el que más gusta. Los alumnos se dan cuenta de lo que son capaces a la hora de diseñar y construir un proyecto que, además, funciona”, señala Maroto.

Prácticas de redes subterráneas llevadas a cabo en las instalaciones de la Fundación Laboral en Vicálvaro (Madrid).

Prácticas de redes subterráneas llevadas a cabo en las instalaciones de la Fundación Laboral en Vicálvaro (Madrid).

No existe un perfil único en este tipo de formación, abierta tanto a profesionales del sector como a gente nueva en materia de electricidad, subraya el monitor.

11 de los 13 alumnos formados en este Certificado en 2017 encontraron trabajo 

En lo que respecta a las expectativas de futuro, el monitor indica que, de los 13 alumnos formados en su primer Certificado impartido en la Fundación Laboral en 2017, 11 encontraron un empleo en el sector.

Maroto incide en la necesidad de contar con una base formativa antes de emprender un trabajo a pie de obra: “Lanzar a la gente a una obra sin formación puede ser una aberración. La formación tiene que ser básica en cualquiera de los oficios que hay en la construcción”, sentencia.

Además, los alumnos son conscientes de que las empresas demandan trabajadores cada vez más especialistas, más profesionales. “Ya no vale con cursos genéricos. Hay que cualificar trabajadores. La formación tiene que dar respuesta a las necesidades de los trabajadores ante un posible puesto de trabajo”, afirma.

A raíz de la crisis vivida en los últimos años en el sector, Maroto lamenta la falta de compromiso por parte de la Administración Pública respecto a la Formación para el Empleo. “La propia Administración no se cree la formación. Por poner un ejemplo, en 2016 no hubo planes de subvención estatal o autonómica; solo hubo formación bonificada”, explica.

De los 13 alumnos formados en este Certificado impartido en 2017, 11 encontraron un empleo en el sector.

De los 13 alumnos formados en este Certificado impartido en 2017, 11 encontraron un empleo en el sector.

Por otro lado, para el profesor, “la Fundación Laboral es la Champions League dentro del mundo de la Formación para el Empleo”. Según el docente, este reconocimiento se debe a los recursos y medios que la entidad paritaria pone a disposición de los alumnos.

De sus años como docente, Maroto se muestra orgulloso de su labor: “En el aula no eres solo docente, tienes que convertirte en un hermano mayor, en un psicólogo”. Para el técnico, lo más gratificante es seguir en contacto con los alumnos que ha formado: “Mucha gente me sigue agradeciendo la formación que les di. Yo solo he hecho mi trabajo; son ellos los que realmente le han sacado provecho”.

Related Post