¿Está tu vivienda preparada para el frío?

No estamos preparados para el frío que nos viene. No nosotros, sino nuestras viviendas, nuestros hogares. No disponen de un sistema de calefacción adecuado para cada necesidad particular.

La consultora PwC ha analizado el gasto medio anual para calentar una casa (de 90 metros cuadrados). ¿Sabías que el gasto anual en calefacción de gas natural le supone a una familia entre 760 y 928 euros? ¿Y que si es una calefacción eléctrica el desembolso alcanza los 1.960 y hasta 2.168 euros anuales?

Por eso queremos dejarte una serie de consejos y pautas fundamentales para poder ahorrar en la factura de la calefacción. El invierno está cerca y debemos tomar medidas.

Por un lado, debemos saber qué sistema de calefacción es el idóneo para nuestra casa, dentro de las posibilidades que ofrece el mercado:

  • Sistema de caldera de gas con radiadores de agua: es el más utilizado. El calor se produce mediante la quema de combustible (ya sea gas natural, gas propano o gasóleo C), en una caldera situada en un espacio específico dentro del edificio o vivienda, y se distribuye a los radiadores a través de conductos de agua. Precio medio de la instalación: 3.126 euros, mientras que si el combustible es de gasóleo C, el precio medio llega a los 3.881 euros.
  • Sistema de calefacción eléctrica. Su elección se debe a que su instalación es muy sencilla, segura y no necesita mantenimiento. No es la mejor opción para calentar grandes espacios. El precio medio de la instalación de un sistema de calefacción eléctrica de calor azul es de 1.875 euros, aunque puede variar dependiendo de factores como la calidad de los materiales.
  • Sistema de suelo radiante (eléctrico, por agua o por fibra de carbono). Está emergiendo y es el sistema más confortable para zonas con un clima muy frío, ya que el calor es uniforme en toda la vivienda y no reseca el ambiente. El precio medio de la instalación es de 6.577 euros. La desventaja es que, si la instalación no está hecha, requiere hacer obras, puesto que hay que levantar el suelo y ello subiría el precio hasta los 15.000 euros.

Captura

  • Calefacción de pellets. Se basa en biocombustible formado por pequeños cilindros elaborados a partir de serrín natural seco y comprimido, con un elevado poder calorífico. Es la alternativa más ecológica. El único inconveniente es el precio de este tipo de calefacciones, ya que es mucho más caro que una caldera o una estufa convencional. No obstante, tras su instalación el gasto de consumo medio mensual puede estar perfectamente por debajo de los 70 euros.

Por otro lado, tras elegir el sistema que más se acerque a las necesidades y características de nuestro hogar, llega el momento de seguir unas pautas en cuanto a eficiencia energética:

  1. Aislamiento correcto del hogar. Cualquier elemento en contacto con el exterior puede representar un punto de pérdida de calor.
  2. Calcular la potencia necesaria para conseguir una temperatura adecuada. Ni más ni menos.
  3. Mantener una temperatura de confort adecuada para el interior de una vivienda de 21º ¡Una subida de 1º eleva el consumo hasta un 8%!
  4. Realizar revisiones periódicas de la instalación. El hecho de contactar con un técnico de mantenimiento a tiempo nos ayuda a ahorrar hasta un 15% de energía.

Esperamos que estos consejos y pautas eficientes hayan sido útiles y puedas ponerlos en práctica en tu hogar de cara a la próxima factura de consumo de calefacción.

 

Fuentes: El Mundo, PwC y Habitissimo.

Related Post

Fachadas que miran por la eficiencia y tu confort

Una fachada que consiga reducir las pérdidas y ganancias energéticas de los edificios y, de ese modo, lograr disminuir el consumo energético. ¿Ideal, no? ¡Pues se ha conseguido y ya está patentado!

Han sido dos investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) quienes han diseñado un nuevo sistema de fachada ventilada en la que, gracias al control del flujo del aire mediante una doble cámara, se obtiene un considerable ahorro de energía en todo el edificio.

Aplicable tanto en trabajos de rehabilitación como de obra nueva debido a su sencillez de implementación, esta fachada ventilada de doble cámara presenta dos mejoras sobre el sistema convencional. En primer lugar, se reducen las pérdidas y ganancias energéticas a través de la fachada y, por tanto, se logra reducir el consumo energético debido a la climatización. En segundo lugar, el diseño de doble cámara con el dispositivo de remate superior permite que el gradiente de temperatura vertical en las cámaras se reduzca significativamente a lo largo del año.

fachadaseficiencia

Como consecuencia de dicha homogenización del aire en las cámaras de ventilación, se logra que desaparezcan las diferencias de temperatura interior en el edificio debidas a la altura, evitándose que en locales o viviendas superiores el confort térmico sea mayor o menor que las inferiores.

Las fachadas ventiladas convencionales se componen de una hoja interior, un aislamiento exterior continuo, la cámara de ventilación y las placas de terminación exterior. La novedad de la fachada propuesta por los investigadores consiste en introducir una segunda cámara entre la existente y el aislamiento de la fachada, conectando ambas cámaras en la parte inferior de la fachada. Otra novedad es el remate superior de la fachada, que incorpora un elemento que contiene la rejilla de entrada de aire a la cámara de admisión, y la rejilla de expulsión de aire de la cámara de ventilación. Dicho remate incluye un sistema de apertura y cierre manual de las rejillas, en función del gradiente de temperatura entre el interior y el exterior del edificio.

La fachada, principal elemento constructivo del edificio, permite alcanzar las exigencias de eficiencia energética y confort interior, establecidas en las normas y directivas nacionales e internacionales del sector de la construcción. Por ello, según el tipo de sistema elegido, el diseño y la correcta ejecución, condicionará el consumo energético final del edificio.

El gasto medio de climatización de un edificio representa entre el 40% y el 65%; el fin es mantener unas condiciones interiores agradables para sus ocupantes, contrarrestando las pérdidas y ganancias energéticas existentes a través de la envolvente del edificio.

Y es que, como muy bien indican sus creadores, se pone de manifiesto una vez más “el potencial de mejora en la eficiencia energética del edificio mediante el rediseño de sistemas constructivos convencionales“.

 

Santa Cruz Astorqui, J.; C. Porras-Amores, C. Ventilated Facade with double chamber and flow control device. Energy and Buildings 149: 471-482 (2017).

Related Post

Animales que nos hacen más sensibles al consumo inteligente de energía

Tortugas, patos, abejas, pingüinos… Todos ellos con un denominador común: ser el eje de la campaña lanzada desde el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio de Energía, Turismo, y Agenda Digital, para concienciarnos y sensibilizarnos de la importancia de consumir energía de forma inteligente en nuestra vida cotidiana.

Estos días ha comenzado a difundirse la segunda oleada de esta campaña, iniciada en el mes de junio, sobre “Pequeños Gestos” que cambian el mundo. Una elección bastante acertada para lograr implicarnos a toda la ciudadanía a través del vínculo afectivo con animales, cuya existencia depende directamente de nuestro comportamiento y civismo.

Valiéndose de prensa, radio, televisión, exteriores y medios digitales, el IDAE tiene previsto hasta noviembre formarnos y concienciarnos sobre los efectos y repercusiones favorables que tiene un simple gesto de nuestro día a día en el futuro del planeta.

“Pequeños Gestos” que cambian el mundo y que van desde:

  • Fijar una temperatura moderada en el aire acondicionado o calefacción.
  • Usar moderadamente el agua caliente.
  • Conducir nuestros vehículos de forma eficiente mediante marchas largas.
  • Optar por el transporte público.
Campaña IDAE Pequeños Gestos eficiencia energética

Carteles de la Campaña

La campaña cuenta con un presupuesto para 2017 de seis millones de euros, y se enmarca dentro del compromiso asumido por España ante la Unión Europea, a través del Plan de Acción de Eficiencia Energética 2014-2020, en el marco de la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012.

O lo que es lo mismo, el compromiso para reducir un 20% el consumo de energía mediante una serie de acciones concretas en los distintos sectores consumidores en toda España.

Es el Fondo Nacional de Eficiencia Energética, constituido en el año 2014, el que financia los mecanismos de apoyo a esas acciones. Dichos recursos se nutren de las aportaciones de comercializadoras y distribuidoras de electricidad en su calidad de sujetos obligados por ley a contribuir a los objetivos de ahorro.

Esperamos que la cercanía y la ternura que desprenden estas especies animales logren que el espectador aporte su granito de arena en pro del ahorro energético.

Related Post