Claves para garantizar la accesibilidad de las personas con discapacidad, a los espacios y edificios públicos en la ‘nueva normalidad’

La Fundación Once, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y el Real Patronato sobre Discapacidad, han editado la publicación ’11 claves para una nueva normalidad accesible’. Un documento en el que se recogen recomendaciones para la adecuación de espacios y edificios públicos para hacer frente a la ‘nueva realidad’ en la lucha contra el Covid-19, teniendo en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad.

Esta guía busca evitar, a través del análisis de once elementos estratégicos, que el cumplimento normativo en los entornos públicos y laborales, para adaptarse a las nuevas condiciones recomendadas por las autoridades sanitarias, se convierta en una barrera para la libre circulación y desarrollo de actividades por parte de las personas con discapacidad.

Cada uno de los elementos que conforman esta guía ha sido examinado y se ofrecen consejos que reflejan aspectos relacionados con los grandes colectivos de personas con discapacidad, como son la discapacidad visual, auditiva, física, cognitiva o psicosocial.

Consejos para los principales colectivos de personas con discapacidad

La guía analiza los sistemas de activación de elementos, como ascensores o telefonillos. Recomienda a las empresas que apuesten por innovaciones tecnológicas, como el uso del teléfono móvil personal o de la red wifi , así como por la búsqueda de nuevos materiales con tratamientos antibacterianos para estos sistemas. De esta manera se favorecería la accesibilidad y usabilidad por parte de todos los usuarios.

A la hora de ofrecer información sobre procedimientos se aconseja disponer de esta en formatos accesibles, fomentando el uso de pictogramas y la lectura fácil, así como que los mensajes que se ofrezcan en formato sonoro en espacios públicos incorporen alternativas en formato escrito o en lengua de signos. También se recomienda higienizar los formatos en Braille o alto relieve.

Once claves

El documento propone consejos en función de los grandes colectivos de personas con discapacidad.

En el uso de equipos de protección, como mascarillas, se advierte sobre la disminución de la vocalización y volumen que estas generan entre los interlocutores, dificultando la comunicación con personas con discapacidad auditiva y visual, por lo que se recomienda su sustitución por mascarillas transparentes o pantallas protectoras. En cuanto a los dispensadores de gel hidroalcohólico, la guía plantea establecer un criterio para normalizar su ubicación y facilitar su localización por parte de las personas con dificultad visual, así como asegurar su cómoda manipulación para las personas con limitaciones de movilidad y maniobra.

Respecto a las mamparas separadoras de protección, se aconseja que cuenten con elementos contrastados que avisen de su existencia a las personas con dificultades visuales, pero al mismo tiempo sean transparentes para permitir la comunicación en lengua de signos a través de ellas. En cuanto a los espacios higiénicos de uso público se recomienda que se reserven estrictamente a usuarios con movilidad reducida, extremando su higienización después de cada uso.

Recomendaciones en desplazamientos por las ciudades y en terrazas

El documento advierte también de la dificultad que existe en nuestras ciudades a la hora de mantener el espacio de separación mínima recomendada, sobre todo en aceras, especialmente para las personas que utilizan sillas de ruedas o productos de apoyo. De esta manera, se recomienda ajustarse a las medidas de paso según la normativa en vigor, sobre todo en lo que respecta el dimensionado y uso exclusivo de itinerarios peatonales. Asimismo, se aconseja que terrazas y veladores respeten las zonas de tránsito de los sitios donde se ubiquen, así como los elementos de señalización podotáctil que haya en el suelo.

En el uso del transporte público colectivo, la guía recomienda respetar las zonas reservadas para las personas con discapacidad y mayores o incluirse a las personas con discapacidad en los protocolos de seguridad y acceso a la red pública de transporte. En materia de reducción de aforo en espacios públicos, por ejemplo, se apuesta por tener en cuenta la cuota mínima reservada para personas con discapacidad. Finalmente, de manera general, se aconseja el cumplimiento de las pautas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades competentes.

Este documento se enmarca dentro de la iniciativa #BarrerismoCovid, que busca sensibilizar sobre las barreras a las que se suelen enfrentar las personas con discapacidad.

* Descarga y conoce en detalle las once claves para impulsar una ‘nueva normalidad accesible‘. 

Related Post

20 años después, el 5 de marzo nos recuerda la importancia de la Eficiencia Energética

Esta semana hemos celebrado el Día Mundial de la Eficiencia Energética. Desde 1998, el 5 de marzo viene marcado como un día para recordar la importancia de la eficiencia energética.

Pero aunque han pasado 20 años desde la primera conferencia internacional sobre eficiencia energética, celebrada en Austria en 1998, poco se ha avanzado en este terreno y, según los expertos, estamos aún muy lejos de ser una sociedad eficiente.

Si nos ceñimos a la eficiencia energética en los edificios, en España nos encontramos con que el 84% de sus construcciones son energéticamente ineficientes y son responsables del 31% del consumo de energía.

Basándonos en el estudio realizado por la Alianza Europea de Compañías por la eficiencia energética en los edificios, EuroACE, creada hace 20 años, si nos vamos a Europa, las estadísticas no son más halagüeñas: entre el 70 y el 90% de sus edificaciones consumen gran cantidad de energía y no aprovechan las ventajas de las energías renovables. El 40% del consumo total de energía en Europa corresponde a los edificios.

Clasificación de la eficiencia energética de los edificios

Clasificación de la eficiencia energética de los edificios

Desde la Agencia Internacional de la Energía se alerta, además, de que antes de 2050 la demanda global de energía aumentará un 50%. Y ¿qué se puede hacer frente a esto? ¿En qué se está trabajando en estos momentos?

El pasado 31 de enero, desde la Unión Europea se alcanzó un acuerdo para modificar y complementar las medidas previstas en la Directiva 2010/31/UE de Eficiencia Energética de Edificios, así como la legislación europea que regula la eficiencia energética de los productos.

Se persigue una búsqueda de mejora de la eficiencia energética de los edificios europeos y como objetivos se marcan: la descarbonización del parque inmobiliario europeo actual, promover trabajos de renovación rentables, introducir indicadores de inteligencia para los edificios, simplificar las inspecciones de los sistemas de calefacción y aire acondicionado, y fomentar la electromovilidad mediante la creación de plazas de aparcamiento para vehículos eléctricos.

El siguiente paso es que, tras la aprobación formal del Reglamento por parte del Consejo y del Parlamento, la Directiva sea publicada en el Diario Oficial de la UE y entre en vigor 20 días más tarde. El periodo de trasposición de este acto legislativo es de 20 meses. De esta manera, la Unión Europea trabaja en la consecución de sus objetivos de eficiencia energética para 2020 y 2030.

En líneas generales podemos decir que vamos por el buen camino, hacia una concienciación por el “menor consumo” energético. El ciudadano de a pie no debe olvidar, además, que una sociedad establecida en torno a una mayor eficiencia energética tiene efecto en el ahorro del consumo y, por ende, en el bolsillo. La clasificación de eficiencia energética de un edificio va desde la “A”, la más alta (supone gastar hasta 10 veces menos) y la “G”, la más baja (con un mayor consumo de energía y más gasto que la media). Actualmente, en España la mayoría de edificios tienen una calificación E, F o G.

Fuente informativa: CiC Construcción.

Related Post

Un “Arquitecto de la casa” para mantener al día los edificios

Los arquitectos de Madrid aseguran que “un edificio en perfecto estado es un edificio que aumenta su valor de mercado”. A esto habría que añadir, además, que el hecho de mantener un edificio en buen estado evita problemas, ahorra gastos, minimiza daños, aporta soluciones y genera seguridad a los vecinos.

Éstos son los argumentos que han llevado al Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM) a lanzar esta semana una iniciativa bautizada con el nombre del “Arquitecto de la casa“, nacida con una doble misión: extender la cultura de la conservación de edificios entre la ciudadanía, más allá de las obligaciones legales y de las inspecciones técnicas, y por otra, recomendar la presencia permanente de un arquitecto especializado en cada edificio, para su mejor conservación y mantenimiento.

coam

Ésta es la primera campaña de concienciación ciudadana llevada a cabo por el COAM y fue presentada recientemente por el decano de la institución, José María Ezquiaga, quien aseguró que nace sin fecha de caducidad y “con el objetivo de convertir el mantenimiento de los edificios en un trabajo rutinario y a largo plazo”. Explicó que los edificios “no se conservan solos, y el paso del tiempo también les afecta, y por eso es necesario un profesional experto”, como el Arquitecto de la Casa, “para aumentar la calidad de vida de los vecinos y hacer de Madrid una ciudad más habitable”.

“Otras funciones del Arquitecto de la Casa son coordinar y supervisar todos los trabajos realizados en el edificio por parte de otros profesionales y elaborar un plan de conservación con soluciones específicas para cada edificio”, explicó.

A través de la página web www.arquitectodelacasa.com, los usuarios pueden encontrar información sobre las funciones concretas de esta figura del “arquitecto de la casa”, las ventajas que aporta, las ventajas de tener un buen edificio, las preguntas frecuentes, o los datos de interés y contacto con “Tu arquitecto”.

En este último apartado, el COAM facilita a aquellos ciudadanos interesados poder contactar con un profesional que se adapte a las necesidades de cada tipo de edificio.

 

Arquitecto de la casa COAM

Los datos del Departamento de Inspección Técnica de Edificios (ITE) del Ayuntamiento de Madrid aportados por el COAM indican que el 44% de las ITE presentadas hasta 2011 resultaron “Desfavorables”. La mayoría de las deficiencias se encontraron en fachadas y patios, y en cubiertas y azoteas, tanto en el año 2000 como en el año 2009. Y en ambos casos, los resultados empeoraron.

Según un estudio sobre “Patología de la Edificación: Propedéutica” -que analiza 1.300 edificios dañados en los distritos madrileños de Centro, Chamartín, Salamanca, San Blas, Ciudad Lineal y Barajas-, el 30% de los edificios objeto de estudio presentó lesiones derivadas de un mantenimiento insuficiente o nulo, uso indebido u obras incorrectas, ascendiendo a un 50% en los edificios del centro de Madrid.

En definitiva, esta nueva figura del Arquitecto de la Casa “mantiene el edificio en buen estado, anticipando problemas, ahorrando gastos, minimizando daños, aportando soluciones y gestionando el proceso de la ITE para generar seguridad a los vecinos”, concluyó el decano del COAM.

Related Post