El Auditorio y Palacio de Congresos de Plasencia, entre los cinco finalistas de los Premios Mies van der Rohe

La Comisión Europea  y la Fundación Mies van der Rohe anunciaron el pasado miércoles los cinco finalistas que competirán por el Premio de Arquitectura Contemporánea de la Unión Europea 2019 – Premio Mies van der Rohe. Entre ellos se encuentra el proyecto español “Auditorio y Palacio de Congresos de Plasencia”, elaborado por estudio de arquitectura de Selgascano.

El proyecto presentado por el Estudio de Lucía Cano y José Selgas nació bajo el enfoque de una disyuntiva entre la ciudad y el campo. Según los arquitectos, había que elegir entre “pertenecer a la ciudad, a lo artificial, o pertenecer a lo natural”. De este debate nació un proyecto de intentar respetar al máximo el entorno, con una forma que, apoyándose lo menos posible sobre el terreno, es capaz de salvar un talud de 17 metros de altura.

el Auditorio y Palacio de Congresos de Plasencia, del Estudio Selgascano, finalista del Premio Mies van der Rohe. Fuente: Iwan Baan

El Auditorio y Palacio de Congresos de Plasencia, del Estudio Selgascano, finalista del Premio Mies van der Rohe. Fuente: Iwan Baan.

En lo que se refiere al diseño del edificio, destaca su entrada. Al Palacio de Congresos se accede a través de una pasarela naranja que, 17 metros por encima de la parte inferior del edificio, conduce a un acceso, del mismo color, de 12 metros de altura. En cuanto a sus instalaciones, con una superficie total utilizable de cerca de 7.500 metros cuadrados, el edificio dispone de un auditorio principal con cerca de 1.000 localidades, una sala secundaria para 300 personas, divisible en tres espacios de cien, una zona de exposiciones de 1.000 metros cuadrados y una zona de restauración.

Los materiales empleados en el proyecto pasan por el uso de hormigón y madera como elementos macizos, empleados principalmente en el cierre de las salas interiores. Contrasta con la fachada que, de colores blanco y verde agua, destaca por el uso de materiales ligeros, como el ETFE y el acero inoxidable predominantes en el exterior del edificio.

Una pasarela naranja, 17 metros por encima de la parte inferior del edificio, da acceso al edificio. Fuente: Turismo Extremadura

Una pasarela naranja, 17 metros por encima de la parte inferior del edificio, da acceso al edificio. Fuente: Turismo Extremadura

Con este proyecto, los arquitectos del Estudio Selgascano pretenden preservar una “isla de tierra natural” en la futura zona de expansión de la ciudad, pudiendo convertirse en un posible reactivo para el resto de construcciones futuras.

El proyecto de Selgascano, el único español que se cuela en la fase final de los premios

El “Auditorio y Palacio de Congresos de Plasencia” se convierte así en el único proyecto español que aspira a hacerse con el galardón que otorga la Fundación Mies van der RoheEl resto de trabajos que se han colado en la final son: PC CARITAS”, en Melle (Bélgica), elaborado por el architecten de vylder vinck taillieu; “Skanderbeg Square” en Tirana (Albania), de los equipos de 51N4E, Anri Sala, Plant en Houtgoed e iRI; “Terracehouse Berlin”, en Berlín (Alemania), de los arquitectos Brandlhuber + Emde, Burlon y Muck Petzet Architekten; y, por último, el proyecto “Transformación de 530 viviendas – Grand Parc Bordeaux”, situado en Burdeos (Francia), de los arquitectos Lacaton & Vassal, Frédéric Druot Architecture y Christophe Hutin Architecture.

Proyecto "PC CARITAS", en Melle (Bélgica), elaborado por architecten de ylder vinck taillieu. Fuente: Filip Dujardin

Proyecto “PC CARITAS”, en Melle (Bélgica), elaborado por architecten de ylder vinck taillieu. Fuente: Filip Dujardin

Tal y como destaca la organización, el jurado se ha decantado por estos trabajos debido a que son capaces de abordar “programas indeterminados que permiten a las personas encontrar diferentes formas de usar los espacios y transformarlos en diferentes lugares

Se han quedado fuera de las cinco finalistas otras cinco obras realizadas por estudios de arquitectos españoles.  Las obras españolas que en la primera criba formaban parte de las 40 obras seleccionadas, de las 383 nominadas, eran:  el Arvo Pärt Centro Cultural en Laulasmaa (Estonia), de Nieto Sobejano Arquitectos; 14 viviendas sociales en Sant Ferran, Formentera (Instituto Balear de la Vivienda, de Palma de Mallorca); el Centro Cívico de Santsenca en Barcelona (HARQUITECTES, Sabadell); Desert City en Madrid (García Germán Arquitectos, Madrid); y House 1413 en Ullastret, Gerona (HARQUITECTES, Sabadell). Además, el estudio BAAS Arquitectura de Barcelona, junto con dos estudios polacos, fueron seleccionados por el Departamento de Televisión y Radio de la Universidad de Silesia en Katowice (Polonia).

Los premios se entregarán el 7 de mayo en Barcelona

Una vez elegidos los cinco finalistas, el jurado visitará en el mes de abril los cinco proyectos para seleccionar al ganador del premio y el ganador de la mención al Arquitecto Emergente. Ambos reconocimientos serán anunciados a finales de abril, mientras que, por su parte, la ceremonia de entrega de premios tendrá lugar el 7 de mayo de 2019 en el Pabellón Mies van der Rohe de Barcelona.

Como colofón a los actos organizados en torno a la presente edición de los premios, del 9 al 19 de mayo, en los Mies Architecture Days, las cuatro obras finalistas, el edificio ganador y el proyecto premiado con el Emerging Architect Award abrirán sus puertas para ser visitados. Dentro de esta experiencia, el público contará con la compañía de los arquitectos y los involucrados en la organización del Premio.

Related Post

La App ‘MateriaLista’ te acerca los materiales más utilizados hoy en día en la construcción, de una forma sencilla

El Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), junto a la Universidad Europea de Madrid, acaba de lanzar la App móvil ‘MateriaLista’, con el objetivo de dar a conocer los materiales utilizados hoy en el sector con datos de las empresas fabricantes, sus propiedades más características y los edificios donde se han utilizado.

Esta sencilla herramienta profesional y pedagógica reúne de forma interactiva los materiales expuestos en MATCOAM, la galería de materiales situada en la tercera planta del colegio, que con más de 700 m2 se ha convertido en la mayor materioteca de España, con una exposición física de más de 1.000 muestras de materiales.

La App MateriaLista se divide en cuatro apartados interrelacionados: Espacios, Fabricantes, Edificios y Ciencia. ‘Espacios’ es la sección principal, en la que profesionales del sector, estudiantes o público en general pueden encontrar fácilmente referencias comerciales concretas de materiales que pueden ser aplicados a sus obras (aislantes, fachadas, suelos, grifos, etc.), acceder a su descripción, características técnicas, imágenes y datos del fabricante.

Presentación de MateriaLista en la sede del COAM la pasada semana

Presentación de ‘MateriaLista’, en la sede del COAM la pasada semana.

Los materiales aparecen divididos por: obra gruesa (cimentación y estructuras, fábricas ladrillos y bloque, materiales básicos y saneamiento), acondicionamiento (aislantes, impermeabilizantes, drenantes y sellantes, y protección contra incendios), soluciones constructivas (carpintería exteriores y protecciones, cerrajerías, sistemas de cubierta, techos y suelos técnicos, etc.), acabados (cales, yesos, cementos, morteros, cerámicos, hormigones, terrazos, aglomerados, pinturas, maderas, etc.) y zonas húmedas (equipos de cocina y sanitarios y equipamientos de baño).

En el apartado ‘Fabricantes’ se muestra, de forma ordenada, una ficha con los datos de cada uno de ellos y los distintos materiales que comercializan.

La sección ‘Edificios’ presenta obras arquitectónicas reales, como el Centro Deportivo Vallehermoso en Madrid, y las soluciones constructivas aplicadas en cada una de ellas.

Esta sencilla herramienta profesional y pedagógica reúne de forma interactiva los materiales expuestos en Matcoam.

Esta sencilla herramienta profesional y pedagógica reúne de forma interactiva los materiales expuestos en el MatCOAM.

Muy interesante resulta el apartado ‘Ciencia’, que incluye un buscador de materiales mediante la selección de filtros, como las propiedades térmicas o físicas de los mismos. De este modo, será fácil encontrar un material que tenga buena resistencia a compresión, que sea muy flexible y que tenga un buen coeficiente de transmitancia térmica.

Esta App de consulta y aprendizaje sobre la ciencia de materiales se presenta como una herramienta viva, en constante evolución, que se irá actualizando con nuevo contenido y funcionalidades de forma periódica.

‘MateriaLista’ ya está disponible de forma gratuita para su descarga tanto en Android como iOS.

Related Post

Llega la ‘neuroarquitectura’: la creación de nuevos espacios, al servicio de la felicidad y la motivación de las personas

La ciencia de la salud y de las emociones ha llegado a la arquitectura. Tal vez salud y arquitectura se han mantenido unidas desde siempre. ¿Puede un edificio hacernos más creativos, más productivos o más felices? No solo eso, la neurociencia se ha puesto las pilas en la investigación de la construcción y, a través de la neuroarquitectura o arquitectura emocional, nos explica cómo los espacios cerrados (donde pasamos más del 90% de nuestras vidas) juegan un papel vital en nuestra forma de ser.

La arquitectura emocional es una disciplina emergente que defiende que el entorno arquitectónico en el que nos movemos puede influir en nuestras emociones y procesos cerebrales. Es decir, que estudia cómo los edificios afectan a nuestro cerebro y a nuestro estado de ánimo.

Esta disciplina nace en 1998 de manos de los neurocientíficos Fred H. Cage y Peter Eriksson, defensores de la idea de que un entorno estimulantemente rico es capaz de generar nuevas neuronas. Según avanzaron sus investigaciones, los expertos llegaron a la conclusión de que los espacios provocan sensaciones, positivas o negativas, influyendo en determinados procesos cerebrales, como el estrés, la emoción o la memoria.

¿Puede un edificio hacernos más creativos, más productivos o más felices?

¿Puede un edificio hacernos más creativos, más productivos o más felices? Fuente: DoWe.

A raíz de estos estudios, nació la idea de que si los diseños arquitectónicos incorporan principios neurológicos, seguramente potenciarán la creatividad y el confort de quienes ocupen esos edificios. Sin ir más lejos, distintas investigaciones han demostrado que el entorno cambia la conducta de las personas y modifica el cerebro.

Las primeras aplicaciones de la neuroarquitectura se han dejado ver en el ámbito laboral, a través de los estudios en escuelas y oficinas de países de nuestro entorno. Como ejemplo, encontramos los experimentos de la profesora Joan Meyers-Levy apuntaron, a principios de los 2000, que los techos altos favorecen los pensamientos abstractos y creativos, mientras que los techos bajos ayudan a la concentración en detalles específicos.

En lo que respecta a la iluminación, un estudio demostró que las oficinas con vistas al exterior e iluminadas de forma adecuada o directamente con luz natural inciden positivamente en el bienestar físico y emocional de los trabajadores, que mejoran su productividad un 20% y su satisfacción un 26%. Una iluminación artificial deficiente propicia, en muchos casos, que el cerebro se esfuerce más en la realización de tareas, lo que influye negativamente en la productividad y rendimiento de las personas.

Esta nueva tendencia de construcción ya se está dejando ver en nuestro país. Destaca, en el ámbito laboral, el Edificio Cuzco IV, en el Paseo de la Castellana de Madrid. Un edificio construido bajo parámetros neuroarquitectónicos, no sólo en materia de luminosidad o gestión de espacios, sino también en lo que respecta a la temperatura, ventilación o decoración. Los edificios piensan y son capaces de leer las necesidades de los usuarios y de generar nuevas sensaciones.

Este impulso de la arquitectura emocional tiene su reflejo también en el desarrollo de iniciativas encaminadas a su implantación en empresas españolas. DoWe, por ejemplo, es una compañía especializada en la creación de espacios inspiradores y funcionales, todo ello para alcanzar unos objetivos palpables, como es el incremento de la productividad de los equipos. Entre sus casos de éxito, se encuentran marcas de todos los ámbitos, como Pharma Mar, SpotAHome, Deliveroo o Seat. ¿La clave? La elaboración de un proyecto a medida para el cliente, y una alta implicación de las empresas. Una de sus cofundadoras, Silvia Rivela, lo tiene claro: el secreto es conocer la empresa y elaborar un proyecto que se adapte a los procesos y emociones de los trabajadores, lo que ella llama “transformative design“.

Terraza de las oficinas de Citibox en Madrid, proyecto de DoWe. Fuente: DoWe

Terraza de las oficinas de Citibox en Madrid, proyecto de DoWe. Fuente: DoWe

En este sentido, la arquitectura emocional rompe con los principios del diseño tradicional: no se basa en inventar el espacio, sino en crearlo a partir de necesidades existentes. Esa fue la premisa con la que la consultora Gensler, una de las más importantes en el campo de la neuroarquitectura (con más de 50 años de experiencia) obtuvo uno de sus mayores logros: las nuevas oficinas de Etsy en Brooklyn. Con 20.000 metros cuadrados, el edificio ideado por Gensler ofrece un espacio adaptado al espíritu de la compañía y a las necesidades de los empleados de esta empresa de artículos artesanales. Al fin y al cabo, ese es el objetivo de la neuroarquitectura. “Cocrear el espacio a partir de una íntima colaboración con el cliente en los procesos”, esa es la clave, según señala Rivela.

Esta misma filosofía reside en el núcleo del concepto “Blue Architecture. A través de este término, creado por el estudio de arquitectura español de Fenwick Iribarren, el proyecto se enfoca en el dónde y para quién es diseñado el proyecto, promoviendo el bienestar de los usuarios a través del correcto diseño de la arquitectura. Asimismo, con esta idea se trata de crear una conciencia humana del espacio: se “racionaliza” la gestión de los espacios en las construcciones, “diseñando de acuerdo a la escala humana, creando ambientes y recorridos agradables”.

En el mercado de la vivienda, España empieza a abrirse paso en el amplio mercado de casas felices y saludables. En Monforte del Cid (Alicante) se espera construir un complejo de 1.400 viviendas centrado en la salud, la calidad de vida y el bienestar de las personas. Para ello, un equipo de cientos de personas de todo el mundo (entre las que encontramos médicos, científicos o sociólogos), se esfuerza por crear un proyecto científico de arquitectura que tenga en cuenta la felicidad de sus residentes. Una obra que imita las condiciones de vida de las blue zones de todo el mundo, rincones del globo donde la gente vive más y es más feliz. En este proyecto tendrán un peso importante el fomento de las relaciones sociales o de la actividad física.

Oficinas de Citibox en Madrid. Fuente: DoWe

Oficinas de Citibox en Madrid. Fuente: DoWe

Otro proyecto en marcha en materia de neuroarquitectura es Espai Natura, una promoción de 16 viviendas de 140 metros cuadrados, ubicada en Sant Cugat del Vallès (Barcelona), construida bajo unos parámetros basados en la optimización de los niveles térmicos, bioeléctricos y lumínicos, en la mejora de la calidad del agua y el aire, así como en la minimización del impacto de los campos eléctricos y magnéticos.

La neuroarquitectura no se reduce a los elementos superficiales de un inmueble. Es una nueva concepción de la edificación, desde los primeros niveles de actuación en la obra, que afectan a la totalidad del proyecto. En este sentido, la arquitectura emocional se apoya en gran medida en la “metodología Lean”, donde la gestión de procesos y personas se realiza de forma más ordenada y sostenible, de manera que todas las fases del proceso constructivo se integran y se convierten en una experiencia enriquecedora.

La ‘arquitectura emocional’ ha llegado a España para quedarse e intentar mejorar el bienestar y la salud de las personas. Una tendencia que conjuga investigación científica y arquitectura y que espera convertirse en un referente en los diferentes niveles de la edificación de nuestro país en los próximos años.

Fuentes informativas: El País, Interempresas, La Vanguardia, Marcove, Comunicae, Blog de Stepien y Barno, Business Insider, Xakata Ciencia, y Fenwick Iribarren.

Related Post