ventajas de estudiar en verano

Las 8 ventajas de estudiar en verano

Es un hecho que el verano se ha convertido, para los profesionales, en una de las mejores épocas para seguir formándose en aquellas capacitaciones laborales que, durante el resto del año, por falta de tiempo, no pueden desarrollar.

El tiempo libre disponible en esta época del año, junto con las nuevas tecnologías que nos permiten acceder a la formación desde cualquier lugar y en cualquier momento, hacen del verano y la formación on line, una combinación perfecta para mejorar nuestras capacidades profesionales.

A continuación te acercamos ocho puntos clave que convierten al verano en un momento propicio para formarte.

1. Más tiempo libre: Los días son más largos y parece que te cunden más. Además, en muchas ocasiones, se cuenta con una jornada laboral intensiva que te permite disponer de más tiempo libre. Una buena organización será fundamental para repartir este tiempo extra. Podrás disfrutar y relajarte, al mismo tiempo que complementas tu formación.

2. Ambiente relajado: Nuestra mente cambia de chip cuando llega el sol y las lluvias desaparecen. La atmósfera que nos rodea es más distendida. Es un momento ideal para introducir nuevos conocimientos ya que nuestra mente los asimilará mejor.

3. Menos alumnos: Los cursos suelen ser más reducidos ya que el número de alumnos es menor que en el resto del año. Disfrutarás de cursos más personalizados que siempre ayudan a mejorar la calidad de la formación.

4. Oferta más especializada: la mayoría de los centros de estudios son conscientes de que el verano es una época propicia para estudiar, aunque también, de corta duración. En muchas ocasiones se ofrecen cursos intensivos que concentran los conocimientos a adquirir en acciones formativas de larga duración. Por otro lado, existe gran variedad en la oferta formativa. Se tiende a la especialización, que permitirá reciclarte y profundizar en aquellas materias que tanto necesitas.

5. Descuentos: En verano es muy común que los centros de estudios ofrezcan promociones o descuentos para facilitar al alumno el acceso a sus cursos.

6. Curso on line: Muchos de los que deciden estudiar en verano optan por realizar un curso en modalidad on line. Al prescindir de la movilidad en el aprendizaje, puedes disfrutar de la playa o la piscina al mismo tiempo que te conectas con tu portátil al campus virtual de tu escuela.

7. Dinero extra bien invertido: Sabemos que hay mil maneras de gastar tu dinero. Pero sin duda, invertir parte de tu paga extra en formación es garantía de futuro.

8. No perder el ritmo: Desconectar en esta época es obligatorio pero no tanto como para perder el contacto directo con la realidad. Recuerda que te costará mucho más activarte en septiembre.

* Accede a los cursos de formación de la Fundación Laboral y completa tu formación cuando quieras y desde donde quieras.

Related Post

Minientrada

¿Por qué el 90% de los alumnos que empieza un MOOC lo abandonan antes de que finalice?

Leía este lunes en El País, que el 35% de los alumnos de un máster o posgrado on line abandonan su curso antes de su finalización, un porcentaje que se sitúa en el 90% cuando se opta a un MOOC (Massive Opening on line Course). Estos cursos masivos on line abiertos, que normalmente son impartidos por universidades de prestigio a través de la Red y cuyo el registro es, en muchos casos, gratuito, se han desarrollado a gran velocidad en los últimos tiempos.

El elevado índice de abandono de esta formación viene motivado, según los expertos, por el idioma, la tecnología necesaria para acceder a ellos y el conocimiento de las herramientas para realizarlo. En cuanto al idioma, en la mayoría de los casos, los cursos se apoyan en vídeos en inglés, por lo que los alumnos requieren un dominio importante de la lengua.

A esto hay que añadir el problema de todo curso abierto y gratuito destinado a alumnos de 18 a 90 años. Es imposible generalizar el conocimiento y la forma de enseñarlo, hasta el punto de englobar a alumnos tan dispares, menos aún, si se carece de la figura del profesor que motive al alumnado.

Obstáculos aparte, tanto los MOOC como cualquier curso on line que se precie requieren de un esfuerzo extra por parte del alumno, un compromiso fiel y el dominio de las tecnologías aplicadas a la formación.

Me viene a la mente un titular de hace unos días que rezaba “60.000 personas se inscriben en un curso on line gratuito del IE Business School”. Me quedaré con la duda de saber cuántos de los 60.000 finalizan este curso de Critical Perspectives on Management.

 

 

 

Related Post