Claves para garantizar la accesibilidad de las personas con discapacidad, a los espacios y edificios públicos en la ‘nueva normalidad’

La Fundación Once, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (Cermi) y el Real Patronato sobre Discapacidad, han editado la publicación ’11 claves para una nueva normalidad accesible’. Un documento en el que se recogen recomendaciones para la adecuación de espacios y edificios públicos para hacer frente a la ‘nueva realidad’ en la lucha contra el Covid-19, teniendo en cuenta las necesidades de las personas con discapacidad.

Esta guía busca evitar, a través del análisis de once elementos estratégicos, que el cumplimento normativo en los entornos públicos y laborales, para adaptarse a las nuevas condiciones recomendadas por las autoridades sanitarias, se convierta en una barrera para la libre circulación y desarrollo de actividades por parte de las personas con discapacidad.

Cada uno de los elementos que conforman esta guía ha sido examinado y se ofrecen consejos que reflejan aspectos relacionados con los grandes colectivos de personas con discapacidad, como son la discapacidad visual, auditiva, física, cognitiva o psicosocial.

Consejos para los principales colectivos de personas con discapacidad

La guía analiza los sistemas de activación de elementos, como ascensores o telefonillos. Recomienda a las empresas que apuesten por innovaciones tecnológicas, como el uso del teléfono móvil personal o de la red wifi , así como por la búsqueda de nuevos materiales con tratamientos antibacterianos para estos sistemas. De esta manera se favorecería la accesibilidad y usabilidad por parte de todos los usuarios.

A la hora de ofrecer información sobre procedimientos se aconseja disponer de esta en formatos accesibles, fomentando el uso de pictogramas y la lectura fácil, así como que los mensajes que se ofrezcan en formato sonoro en espacios públicos incorporen alternativas en formato escrito o en lengua de signos. También se recomienda higienizar los formatos en Braille o alto relieve.

Once claves

El documento propone consejos en función de los grandes colectivos de personas con discapacidad.

En el uso de equipos de protección, como mascarillas, se advierte sobre la disminución de la vocalización y volumen que estas generan entre los interlocutores, dificultando la comunicación con personas con discapacidad auditiva y visual, por lo que se recomienda su sustitución por mascarillas transparentes o pantallas protectoras. En cuanto a los dispensadores de gel hidroalcohólico, la guía plantea establecer un criterio para normalizar su ubicación y facilitar su localización por parte de las personas con dificultad visual, así como asegurar su cómoda manipulación para las personas con limitaciones de movilidad y maniobra.

Respecto a las mamparas separadoras de protección, se aconseja que cuenten con elementos contrastados que avisen de su existencia a las personas con dificultades visuales, pero al mismo tiempo sean transparentes para permitir la comunicación en lengua de signos a través de ellas. En cuanto a los espacios higiénicos de uso público se recomienda que se reserven estrictamente a usuarios con movilidad reducida, extremando su higienización después de cada uso.

Recomendaciones en desplazamientos por las ciudades y en terrazas

El documento advierte también de la dificultad que existe en nuestras ciudades a la hora de mantener el espacio de separación mínima recomendada, sobre todo en aceras, especialmente para las personas que utilizan sillas de ruedas o productos de apoyo. De esta manera, se recomienda ajustarse a las medidas de paso según la normativa en vigor, sobre todo en lo que respecta el dimensionado y uso exclusivo de itinerarios peatonales. Asimismo, se aconseja que terrazas y veladores respeten las zonas de tránsito de los sitios donde se ubiquen, así como los elementos de señalización podotáctil que haya en el suelo.

En el uso del transporte público colectivo, la guía recomienda respetar las zonas reservadas para las personas con discapacidad y mayores o incluirse a las personas con discapacidad en los protocolos de seguridad y acceso a la red pública de transporte. En materia de reducción de aforo en espacios públicos, por ejemplo, se apuesta por tener en cuenta la cuota mínima reservada para personas con discapacidad. Finalmente, de manera general, se aconseja el cumplimiento de las pautas de seguridad e higiene establecidas por las autoridades competentes.

Este documento se enmarca dentro de la iniciativa #BarrerismoCovid, que busca sensibilizar sobre las barreras a las que se suelen enfrentar las personas con discapacidad.

* Descarga y conoce en detalle las once claves para impulsar una ‘nueva normalidad accesible‘. 

Related Post

¿Cómo cambiará el Covid-19 la arquitectura del futuro?

La crisis sanitaria originada a raíz del Covid-19 se está dejando ver en los diferentes sectores de la economía, entre ellos, la arquitectura. El periodo de confinamiento y las diferentes medidas de desescalada están poniendo de manifiesto deficiencias y necesidades de nuestras viviendas, edificios y ciudades, que tendrán que ser revisadas por los estudios de arquitectura.

A través de una serie de entrevistas realizadas por el diario ABC, once arquitectos españoles analizan la situación que está viviendo el sector de la arquitectura y estudian de qué manera el paso de esta pandemia cambiará las viviendas, edificios y ciudades del futuro.

Emilio Tuñón, del estudio Tuñón Arquitectos, considera que aunque la construcción ha parado solo unos días, durante la pandemia se han ralentizado los procesos constructivos, lo que ha supuesto grandes pérdidas. En cuanto al futuro de la arquitectura, Tuñón considera que la mayoría de las ciudades y arquitecturas serán “insensibles” al paso del coronavirus, ya que los cambios en la arquitectura son lentos. Augura que, debido al teletrabajo, se destinará una menor superficie a oficinas, en beneficio de las viviendas de lujo. A nivel general, Tuñón considera que la brecha de clases será mayor y más agresiva.

 

Juan Pablo Rodríguez Frade, del Estudio de Arquitectura Frade Arquitectos, S.L., lamenta el bloqueo sufrido debido a la paralización temporal de las obras. En lo que se refiere al futuro de la arquitectura, Rodríguez Frade prevé que, además de las medidas de seguridad de acceso a los edificios, se llevarán a cabo acciones de adecuación en los espacios de uso público: colegios, espacios deportivos o de ocio. En cuanto a los exteriores, el arquitecto apuesta por redimensionar aceras, parques y prevé un desarrollo de ciudades “más amables”, con espacios públicos más anchos y espaciosos, y viviendas con más terrazas.

Más zonas verdes y espacios públicos más anchos, entre las propuestas más señaladas por los arquitectos. Fuente: Nerea Martí. Unsplash.

Más zonas verdes y espacios públicos más anchos, entre las propuestas más señaladas por los arquitectos. Fuente: Nerea Martí. Unsplash.

Por su parte, Carlos Rubio Carvajal, de la firma Rubio Arquitectura, asegura que sí habrá una “sociedad poscoronavirus” y, por tanto, una “arquitectura poscoronavirus”, en la que se replantearán diseños e introducirán espacios para nuevas funciones. Asimismo, considera que las certificaciones existentes o el Código Técnico de la Edificación (CTE) se tendrán que adaptar a nuevas exigencias en materia sanitaria. Asimismo, prevé cambios en las viviendas, con la aparición de nuevos espacios o donde se dará una mayor importancia a las terrazas; en los edificios públicos, donde se reforzarán las medidas higiénicas y que eviten el contacto físico, y en las ciudades, que contarán con más espacio público y menos vehículos particulares estacionados, dedicándose las calles a la circulación.

“La calidad del espacio urbano contribuirá a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”

Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, del estudio Nieto Sobejano Arquitectos, coinciden con el sentir general de que la pandemia y el confinamiento conllevarán cambios. En su opinión, se han puesto de manifiesto problemas arquitectónicos sobre los límites entre el espacio privado y el público. En el ámbito de la vivienda, destacan que el confinamiento ha hecho que la gente sea consciente de la importancia de la calidad del espacio que habitamos, y consideran que se prestará una mayor atención a nuevos aspectos como la luz y la ventilación natural o la flexibilidad del espacio. En la ciudad, los arquitectos creen que se ampliarán los espacios de uso público, se limitará la circulación de vehículos a motor o se aumentarán las áreas verdes. En su opinión, la calidad del espacio urbano contribuirá a limitar futuras crisis sanitarias y a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Para Luis Vidal (Luis Vidal + Arquitectos), la clave para afrontar esta situación será la flexibilidad de los diseños para equilibrar la libertad y la seguridad de las personas. En este sentido, Vidal apuesta por la inteligencia artificial o el uso de materiales donde los virus no resistan. Asimismo, considera que para evitar grandes afluencias, se llevarán a cabo reducciones de aforos y controles de accesos. En materia de vivienda, Vidal cree que se primarán la luz natural, la ventilación natural cruzada, y los espacios más flexibles, adaptados a las necesidades de cada momento.

Varios arquitectos coinciden en destacar la importancia que tendrán las terrazas en las viviendas tras el paso del coronavirus.

Varios arquitectos coinciden en destacar la importancia que tendrán las terrazas en las viviendas tras el paso del coronavirus. Fuente. Alek Aleksanian. Unsplash.

Juan Herreros (estudioHerreros) apuesta por la colaboración entre los más veteranos y los jóvenes en el mundo de la arquitectura. Herreros considera que las ciudades del futuro contarán con más naturaleza, se dará más importancia al plano del suelo y se buscará reducir la contaminación. Asimismo, considera que los edificios deberán ofrecer una flexibilidad que les permita cambiar de uso y contar con espacios de uso colectivo. En la vivienda, Herreros cree que se valorará contar con una terraza abierta, así como espacios de trabajo y de intimidad.

Por su parte, Antonio Ortiz (Cruz y Ortiz Arquitectos) cree que las oficinas dejarán de ser espacios muy unitarios y flexibles. También considera que cambiarán ciertos aspectos del diseño de hospitales. Sin embargo, no cree que haya que esperar un cambio radical del paradigma, ya que cree que la tendencia a la concentración de la población en las ciudades no va a cambiar.

Por último, para Ramon Vilalta, Carme Pigem y Rafael Aranda (RCR Arquitectes), el paso de la pandemia servirá para que la arquitectura busque equilibrar la balanza entre los espacios públicos y privados. Además, consideran que el confinamiento ha posicionado a la arquitectura del hogar como servicio esencial, ya que ha puesto de manifiesto cómo “los espacios en los que vivimos nos afectan en todos los sentidos”. Sin embargo consideran que, debido a los tiempos que maneja la arquitectura, la crisis afectará más al sector dentro de un año que hoy, por lo que habrá que prepararse y prever.

Fuente: Diario ABC.

Related Post