#PlanificarElFuturo con claves de optimismo

Como una bocanada de aire y de esperanza para el sector de la construcción, el fabricante Mapei ha querido contribuir con algo de optimismo a la situación actual y ha lanzado en redes sociales la campaña #PlanificarElFuturo de la Construcción. En ella recoge las propuestas y reflexiones de los representantes de las principales instituciones, asociaciones y colegios oficiales que forman parte del sector en España, con las que poder superar los retos a los que se enfrenta, en estos momentos de crisis, el sector y la sociedad.

Más de una decena de testimonios y mensajes positivos, grabados en vídeo por los propios protagonistas, de entre uno y tres minutos de duración, que resumen los retos y oportunidades de la construcción en esta situación que nos ha tocado vivir con motivo de la pandemia del Covid-19.

#Planificarelfuturo

Imagen de la campaña #Planificarelfuturo de la Construcción lanzada por Mapei.

Desde la Fundación Laboral de la Construcción, su director general, Enrique Corral, destaca el papel protagonista del sector de la construcción en la recuperación de la economía: “Tenemos que retomar los esfuerzos por incorporar la innovación al sector. Los procesos constructivos se van mejorando, tecnificando, se van digitalizando; los fabricantes de productos van innovando cada vez más y eso facilita que se innove en las soluciones constructivas”, señala Corral, quien recuerda que la construcción “camina hacia una situación donde, claramente, va a jugar un papel fundamental en lo que la Unión Europea ha denominado el reto de la economía circular”. Por todo ello, “habrá que prepararse e incidir ahora más que nunca en la cualificación de las personas que trabajan en el sector”.

El presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE), Alfredo Sanz Corma, ofrece un “mensaje de esperanza” al sector desde la arquitectura técnica, pues en su opinión se está “en una franca posición de mejora con respecto a la última crisis”. “Ahora partimos como motor económico. Hemos aprendido muchas cosas de los habitantes de las viviendas, en cuanto a su relación con ellas, por lo que tenemos grandes esperanzas en poder contribuir desde estas enseñanzas de los propios ciudadanos para poder ayudar a construir un entorno y un futuro más saludable”.

Juan Antonio Ortiz, vicepresidente segundo del Consejo Superior de Colegios oficiales de Arquitectos de España (CSCAE), recuerda que tras esta crisis los arquitectos “son conscientes” del papel que les corresponde en la consecución de una “mayor calidad” del entorno construido. “Viviendas más confortables, ciudades más amables, espacios públicos de relación humana de proximidad, así como la digitalización del territorio y una mejor movilidad con el medio rural. Factores imprescindibles para la consecución de un mayor bienestar y de la felicidad de todas las personas”.

Vídeo del  director general de la Fundación Laboral de la Construcción, Enrique Corral.

Vídeo del director general de la Fundación Laboral de la Construcción, Enrique Corral.

En el Instituto Tecnológico de la Construcción (ITeC), a través de su director general, Francisco Diéguez Lorenzo, se subraya que esta crisis nos ha dejado enseñanzas que muestran el camino a seguir en el futuro inmediato, entre las que destaca: “En primer lugar, ha quedado claro que la construcción viaja en el furgón de cola de la industria en materias como la digitalización. En segundo lugar, necesitamos viviendas más versátiles y adaptables a los diferentes cambios sociales, cada vez más rápidos e intensos. Es prioritario innovar para buscar soluciones constructivas industrializadas que permitan cambios funcionales en los edificios, sin necesidad de grandes inversiones. Y en tercer lugar, no podemos vivir de espaldas a la naturaleza, es necesario acometer inversiones en materia de sostenibilidad y salubridad aplicando principios de economía circular”.

Por su parte, el secretario general de la Asociación Nacional de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), Sebastián Molinero, coincide en su exposición en calificar a la construcción como un “pilar fundamental” para reconstruir el poder de la economía española. Y esto se debe, según enumera, al hecho de que el sector “no está en el ojo del huracán, de que somos palanca para la recuperación por la capacidad de invertir y generar retornos económicos y de empleo, y porque somos activo para colaborar en el prestigio de España como destino turístico, para apoyar la mejora de infraestructuras turísticas”. Y finalmente, “porque la rehabilitación en términos de eficiencia energética debe ser clave para la reconstrucción del país”.

Francisco José Morant, presidente de Hispalyt, corrobora la idea de que el sector de la construcción debe ser “la palanca para salir de la crisis”, de manera que sea el “acelerador” para la reactivación de la economía y como alternativa de empleo. Argumenta en su vídeo que la construcción y la rehabilitación, con criterios de eficiencia y sostenibilidad, “son pilares fundamentales en la nueva realidad”.

Por otro lado, la directora de BBConstrumat, Ione Ruete, hace un balance de lo vivido y recuerda que “se nos está obligando a reflexionar” sobre los modelos actuales de negocio. “En muy pocos meses se han acelerado tanto tendencias como cambios que hacen que la digitalización, las nuevas tecnologías, y la sostenibilidad sean ya realidades imprescindibles para adaptarnos a esta nueva realidad”.

Vídeo del presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE), Alfredo Sanz Corma.

Vídeo del presidente del Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE), Alfredo Sanz Corma.

El presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Rehabilitación y Reforma (Anerr), Fernando Prieto, coincide en que el sector “debe ser el pilar en el que se apoye la recuperación” y concreta que la rehabilitación de edificios “conlleva muchas ventajas: empleo intensivo de mano de obra, actividad para pequeñas empresas y ahorro energético. “Estoy seguro de que vamos a hacer de la rehabilitación una locomotora que nos permita la recuperación del país”.

En palabras de la directora de la Asociación Ibérica de Fabricantes de Impermeabilización (AIFIm), Blanca Gutiérrez, la construcción “juega un papel esencial en la salida de la crisis”. Por ello, “reforzamos nuestra apuesta por el sector para contribuir en la recuperación económica, focalizando esfuerzos en la mejora de la industria y la creación de empleo”.

Vídeo de la directora de la Asociación Ibérica de Fabricantes de Impermeabilización (AIFIm), Blanca Gutiérrez,

Vídeo de la directora de la Asociación Ibérica de Fabricantes de Impermeabilización (AIFIm), Blanca Gutiérrez,

Robert Benedé Angusto, gerente de la Asociación de Fabricantes de Morteros y SATE (Anfapa), recalca que esta crisis “nos va a dar muchas oportunidades”. Explica que es la oportunidad de replantearnos las actividades y nuestras necesidades, y de poner el foco en qué repercusiones tienen para reducir su impacto negativo en el medio ambiente. “En el sector de la construcción debemos reducir las emisiones aislando los edificios, conseguir que con muy poca energía o nula sean confortables para el ser humano, sin olvidar otro elemento esencial como es el “conseguir un menor impacto en la fabricación de materiales y la ampliación de otros usos tras su vida útil”.

Finalmente, Bruno Sauer, CEO-Green Building Council España, recuerda que “no se puede jugar con la naturaleza”. Tras esta crisis debemos mirar con otros ojos al cambio climático, escuchar a los científicos, considerar sus análisis de datos. Todo ello, “deben ser lecciones aprendidas. Creo que abrazaremos este conocimiento colectivo como bien común y, poco a poco, entre todos, girar nuestro rumbo hacia un futuro mas resiliente“.

Related Post

¿Cómo cambiará el Covid-19 la arquitectura del futuro?

La crisis sanitaria originada a raíz del Covid-19 se está dejando ver en los diferentes sectores de la economía, entre ellos, la arquitectura. El periodo de confinamiento y las diferentes medidas de desescalada están poniendo de manifiesto deficiencias y necesidades de nuestras viviendas, edificios y ciudades, que tendrán que ser revisadas por los estudios de arquitectura.

A través de una serie de entrevistas realizadas por el diario ABC, once arquitectos españoles analizan la situación que está viviendo el sector de la arquitectura y estudian de qué manera el paso de esta pandemia cambiará las viviendas, edificios y ciudades del futuro.

Emilio Tuñón, del estudio Tuñón Arquitectos, considera que aunque la construcción ha parado solo unos días, durante la pandemia se han ralentizado los procesos constructivos, lo que ha supuesto grandes pérdidas. En cuanto al futuro de la arquitectura, Tuñón considera que la mayoría de las ciudades y arquitecturas serán “insensibles” al paso del coronavirus, ya que los cambios en la arquitectura son lentos. Augura que, debido al teletrabajo, se destinará una menor superficie a oficinas, en beneficio de las viviendas de lujo. A nivel general, Tuñón considera que la brecha de clases será mayor y más agresiva.

 

Juan Pablo Rodríguez Frade, del Estudio de Arquitectura Frade Arquitectos, S.L., lamenta el bloqueo sufrido debido a la paralización temporal de las obras. En lo que se refiere al futuro de la arquitectura, Rodríguez Frade prevé que, además de las medidas de seguridad de acceso a los edificios, se llevarán a cabo acciones de adecuación en los espacios de uso público: colegios, espacios deportivos o de ocio. En cuanto a los exteriores, el arquitecto apuesta por redimensionar aceras, parques y prevé un desarrollo de ciudades “más amables”, con espacios públicos más anchos y espaciosos, y viviendas con más terrazas.

Más zonas verdes y espacios públicos más anchos, entre las propuestas más señaladas por los arquitectos. Fuente: Nerea Martí. Unsplash.

Más zonas verdes y espacios públicos más anchos, entre las propuestas más señaladas por los arquitectos. Fuente: Nerea Martí. Unsplash.

Por su parte, Carlos Rubio Carvajal, de la firma Rubio Arquitectura, asegura que sí habrá una “sociedad poscoronavirus” y, por tanto, una “arquitectura poscoronavirus”, en la que se replantearán diseños e introducirán espacios para nuevas funciones. Asimismo, considera que las certificaciones existentes o el Código Técnico de la Edificación (CTE) se tendrán que adaptar a nuevas exigencias en materia sanitaria. Asimismo, prevé cambios en las viviendas, con la aparición de nuevos espacios o donde se dará una mayor importancia a las terrazas; en los edificios públicos, donde se reforzarán las medidas higiénicas y que eviten el contacto físico, y en las ciudades, que contarán con más espacio público y menos vehículos particulares estacionados, dedicándose las calles a la circulación.

“La calidad del espacio urbano contribuirá a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos”

Fuensanta Nieto y Enrique Sobejano, del estudio Nieto Sobejano Arquitectos, coinciden con el sentir general de que la pandemia y el confinamiento conllevarán cambios. En su opinión, se han puesto de manifiesto problemas arquitectónicos sobre los límites entre el espacio privado y el público. En el ámbito de la vivienda, destacan que el confinamiento ha hecho que la gente sea consciente de la importancia de la calidad del espacio que habitamos, y consideran que se prestará una mayor atención a nuevos aspectos como la luz y la ventilación natural o la flexibilidad del espacio. En la ciudad, los arquitectos creen que se ampliarán los espacios de uso público, se limitará la circulación de vehículos a motor o se aumentarán las áreas verdes. En su opinión, la calidad del espacio urbano contribuirá a limitar futuras crisis sanitarias y a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos.

Para Luis Vidal (Luis Vidal + Arquitectos), la clave para afrontar esta situación será la flexibilidad de los diseños para equilibrar la libertad y la seguridad de las personas. En este sentido, Vidal apuesta por la inteligencia artificial o el uso de materiales donde los virus no resistan. Asimismo, considera que para evitar grandes afluencias, se llevarán a cabo reducciones de aforos y controles de accesos. En materia de vivienda, Vidal cree que se primarán la luz natural, la ventilación natural cruzada, y los espacios más flexibles, adaptados a las necesidades de cada momento.

Varios arquitectos coinciden en destacar la importancia que tendrán las terrazas en las viviendas tras el paso del coronavirus.

Varios arquitectos coinciden en destacar la importancia que tendrán las terrazas en las viviendas tras el paso del coronavirus. Fuente. Alek Aleksanian. Unsplash.

Juan Herreros (estudioHerreros) apuesta por la colaboración entre los más veteranos y los jóvenes en el mundo de la arquitectura. Herreros considera que las ciudades del futuro contarán con más naturaleza, se dará más importancia al plano del suelo y se buscará reducir la contaminación. Asimismo, considera que los edificios deberán ofrecer una flexibilidad que les permita cambiar de uso y contar con espacios de uso colectivo. En la vivienda, Herreros cree que se valorará contar con una terraza abierta, así como espacios de trabajo y de intimidad.

Por su parte, Antonio Ortiz (Cruz y Ortiz Arquitectos) cree que las oficinas dejarán de ser espacios muy unitarios y flexibles. También considera que cambiarán ciertos aspectos del diseño de hospitales. Sin embargo, no cree que haya que esperar un cambio radical del paradigma, ya que cree que la tendencia a la concentración de la población en las ciudades no va a cambiar.

Por último, para Ramon Vilalta, Carme Pigem y Rafael Aranda (RCR Arquitectes), el paso de la pandemia servirá para que la arquitectura busque equilibrar la balanza entre los espacios públicos y privados. Además, consideran que el confinamiento ha posicionado a la arquitectura del hogar como servicio esencial, ya que ha puesto de manifiesto cómo “los espacios en los que vivimos nos afectan en todos los sentidos”. Sin embargo consideran que, debido a los tiempos que maneja la arquitectura, la crisis afectará más al sector dentro de un año que hoy, por lo que habrá que prepararse y prever.

Fuente: Diario ABC.

Related Post

¿Cómo van a evolucionar nuestras casas a raíz de la crisis del coronavirus?

Tras más de un mes de confinamiento debido a la crisis causada por el Covid-19, se están poniendo de manifiesto necesidades de mejora en nuestras viviendas. Pasar más tiempo del habitual en casa ha hecho que se detecten problemas relacionados con la iluminación, accesibilidad, salubridad o el confort. Además, la falta de terrazas o de espacios útiles para el teletrabajo revela defectos que hasta ahora no se habían percibido en los inmuebles.

¿Qué es lo que más se debería valorar en una vivienda? Para el arquitecto Carlos Lamela, en los hogares debería primar la “luz natural, la ventilación y una movilidad sencilla y cómoda” en todo tipo de vivienda, señala para El País. En este mismo sentido se expresa para este diario la coordinadora de salud y arquitectura del Colegio de Arquitectos de Cataluña, Sonia Hernández-Montaño, quien cree que cuando termine esta crisis se valorarán más las vistas, la flexibilidad en la distribución o la presencia de zonas exteriores privadas.

Crece la demanda de viviendas con zonas exteriores

Esta es una tendencia que ya se está dejando ver. Las zonas exteriores de una vivienda están siendo ampliamente demandadas en las últimas semanas. Según el portal inmobiliario Fotocasa, desde el pasado 18 de marzo se ha incrementado en un 40 % la búsqueda de casas con balcón, terraza y jardín. Desde el portal aseguran que si bien estos filtros no eran prioritarios antes del confinamiento, ahora sí se están considerando importantes a la hora de buscar un nuevo hogar.

Elementos como las terrazas, balcones o jardines se están convirtiendo en elementos importantes. Fuente: Suyu. Unsplash.

Elementos como las terrazas, balcones o jardines se están convirtiendo en elementos importantes. Fuente: Suyu. Unsplash.

Desde Idealista también se ha percibido esta tendencia. Su jefe de Estudios, Fernando Encinar, ha señalado que, desde que se decretó el estado de alarma en España, el porcentaje de búsquedas de vivienda en capitales de provincia ha caído desde el 44,1 % hasta el 38,8 %, dirigiéndose a otros municipios más pequeños. Según Encinar, estos datos muestran que muchos españoles se han dado cuenta de que “viven en una vivienda que no les gusta y que preferirían vivir en zonas menos céntricas a cambio de disponer de más metros cuadrados, mayor luminosidad, jardines o terrazas”.

En este sentido, las terrazas están siendo otras de las grandes protagonistas de esta crisis, si bien durante años han sido elementos a eliminar por los propietarios para ganar metros cuadrados de interior. Una práctica que, según Carlos Lamela, sería un error, ya que las terrazas protegen las fachadas del sol y de la lluvia. En este sentido, el arquitecto Julio Touza prevé en El País que estos espacios “van a ganar protagonismo en tamaño y calidad” después de la crisis.

Según Fotocasa, se ha incrementado en un 40 % la búsqueda de casas con balcón, terraza y jardín. Fuente: Izhak Agency. Unsplash.

Según Fotocasa, se ha incrementado en un 40 % la búsqueda de casas con balcón, terraza y jardín. Fuente: Izhak Agency. Unsplash.

Cerca de un 8 % de las viviendas no tienen vistas a la calle

Más complicado lo van a tener quienes vivan en pisos interiores. Alrededor de un 7,9 % de los hogares españoles no tiene vistas a la calle, según un estudio de Idealista. Este porcentaje sería mayor en las grandes ciudades. Por ejemplo, Madrid es la ciudad con más viviendas de este tipo, con hasta un 20,3 % de las casas. Le siguen Bilbao, Cádiz o Zaragoza, todas por encima del 10 % de los hogares. En el otro extremo de la tabla, Albacete, Cuenca, Murcia u Ourense, este tipo de viviendas no llega al 2 % del total.

¿Qué se va a pedir a la vivienda una vez se haya superado esta crisis? Gonzalo Pardo, director de Gon Architects de la plataforma Houzz, asegura que la vivienda del futuro deberá ser transformable, y deberá resaltar la multifuncionalidad de los espacios. Según el arquitecto, esta cualidad cobra más sentido en momentos como este, en los que todas nuestras actividades se realizan en casa, desde hacer deporte a trabajar. De esta manera, prevé que en las futuras casas se habilitarán espacios para el teletrabajo, pero que serán reconfigurables a lo largo del día en función de las diferentes necesidades de las personas.

En materia de salubridad, el director del área de Accesibilidad de UIC Barcelona School of Architecture, Enrique Rovira-Beleta, señala en El País que se cambiará la visión de los hogares y “las normativas se modificarán para conseguir que el espacio de las viviendas existentes esté mejor distribuido, iluminado y ventilado”. Cambios que podrían traducirse en mayores huecos de ventanas o agrandando pasillos y puertas para el paso de una silla de ruedas, señala Rovira-Beleta.

Related Post