Tecnoestrés: ¿cómo afectan las nuevas tecnologías a nuestra salud?

La aparición de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) ha supuesto una revolución en nuestras vidas, no solo en el ámbito personal, sino también en el laboral, donde están cada día más presentes. Según la “Encuesta sobre el uso de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y del comercio electrónico en las empresas” realizada por el INE, en el primer trimestre de 2018, el 99,22% de las empresas españolas con diez o más empleados disponía de conexión a internet y el 78,22% tenían conexión y página web. Sin embargo, a pesar de los beneficios que las nuevas tecnologías pueden ofrecer a trabajadores y empresas en su día a día, el excesivo o inadecuado uso de las TIC puede generar en las personas un estado de excitación o tensión que en el ámbito laboral se ha denominado “tecnoestrés”.

El tecnoestrés es un riesgo laboral psicosocial cuyos efectos negativos sobre la salud del trabajador se relacionan con, entre otros, sentimientos de fatiga mental, ansiedad, adicción o problemas de sueño. Los factores que influyen en la aparición de tecnoestrés están íntimamente relacionados con el esfuerzo de adaptación que los trabajadores tienen que realizar a los nuevos métodos de trabajo con herramientas tecnológicas, y al uso continuado, y a veces excesivo, de las TIC, dentro y fuera del trabajo.

TECNOESTRES11

Imagen que ilustra uno de los carteles informativos del último proyecto de la Fundación Laboral sobre el ‘tecnoestrés’.

En este sentido, la Fundación Laboral de la Construcción ha puesto a disposición del sector un conjunto de recursos que desarrollan el concepto de ‘tecnoestrés’ en el sector de la construcción, los principales factores que lo causan, los daños que produce en la salud de los trabajadores, así como algunas medidas preventivas para minimizar sus efectos 

El principal objetivo de estos recursos, que incluyen un folleto, trípticos, carteles informativos y un vídeo, es ofrecer a empresarios, formadores, técnicos de prevención y trabajadores herramientas de aprendizaje y sensibilización sobre los riesgos laborales derivados de los trabajos en obras de construcción, con el fin de disminuir la siniestralidad laboral asociada a los mismos.

Recursos para trabajadores y empresas para minimizar sus efectos

Como resultado de esta iniciativa, la Fundación Laboral ha elaborado un folleto con el título de “Tecnoestrés en el sector de la construcción: concepto, consecuencias y medidas preventivas”, en el que se hace un análisis del uso de las TIC en el sector de la construcción, así como de los factores que influyen en la aparición del ‘tecnoestrés’ y sus consecuencias sobre el trabajador y la empresa.

TECNOESTRES10

Portada del folleto informativo “Tecnoestrés en el sector de la construcción: concepto, consecuencias y medidas preventivas”.

Además, en él se ofrecen consejos para evitar que la introducción de las TIC suponga un riesgo laboral para los trabajadores. Se recomienda, entre otras medidas, que la empresa planifique la implantación de la tecnología en los procesos productivos o que proporcione al trabajador formación y apoyo en el proceso de cambio hacia el uso de las TIC. Asimismo, se aconseja al trabajador no abusar del uso de las TIC y separar el ámbito personal del laboral.

Por otro lado, se han editado seis carteles con los que se presenta, no solo el papel de las nuevas tecnologías en el ambiente de trabajo y su papel como nuevo riesgo laboral, sino que también se ofrecen consejos preventivos para evitar las consecuencias negativas del uso inadecuado o excesivo de las TIC.

Como complemento a estos recursos, se han elaborado seis trípticos informativos que recogen conceptos clave de esta patología, factores causantes, consecuencias y medidas preventivas. Por último, se ha elaborado un vídeo con los puntos clave en la gestión del ‘tecnoestrés’.

Estos recursos forman parte del proyecto “Riesgos emergentes consecuencia del uso de nuevas tecnologías en el sector de la construcción. Tecnoestrés (AS2018-0100)”, financiado por la Fundación Estatal para la Prevención de Riesgos Laborales F.S.P, en el marco de la convocatoria de acciones sectoriales 2018.

 * Puedes acceder a todos estos recursos en la página web de Línea Prevención.

Related Post

El sector de la construcción española ayuda a reconstruir Alepo con “el ladrillo más caro del mundo”

Hace un año, la ONG española Rescate, junto con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), puso en marcha la “Fábrica de Esperanza”. Una pequeña planta que elabora ladrillos para la reconstrucción de Alepo, una de las ciudades más devastadas durante la guerra en Siria.

Desde su nacimiento, la Fábrica de Esperanza ha dado trabajo a 136 hombres y mujeres, quienes previamente fueron formados por ambas organizaciones para desempeñar estas tareas. Hasta el momento han fabricado 31.000 ladrillos con más de 10.000 toneladas de escombros en los que el conflicto había reducido gran parte de la ciudad. Ya se han beneficiado 15.000 personas con la actividad de esta fábrica que, situada en el barrio Ramouseh de la ciudad siria, no solo crea esperanza, sino también nuevas oportunidades.

Khulud Abu Baker es una de las trabajadoras en la fábrica de ladrillos de Alepo. Fuente: Samuel Aranda. ONG Rescate.

Khulud Abu Baker es una de las trabajadoras en la fábrica de ladrillos de Alepo. Fuente: Samuel Aranda. ONG Rescate.

Nuevas oportunidades como las que han logrado tener los trabajadores de esta planta, quienes han vivido en primera persona la cara más dura de la guerra y que ahora tienen un empleo, fabricando ladrillos que pueden ser vendidos a un precio muy inferior al de mercado. De esta manera, además de tener un sustento económico, estas personas trabajan en la reconstrucción de su ciudad.

A raíz de esta iniciativa, el pasado 12 de noviembre se presentó oficialmente “Alepoh”, un proyecto que, a través de la colaboración del sector español de la construcción, pretende recaudar fondos para el mantenimiento de la fábrica. Para ello se ha creado “el ladrillo más caro del mundo”: una edición limitada de 2.000 ladrillos al precio de 500 euros cada uno. Un valor que no se mide en términos económicos, sino de solidaridad.

Trabajadoras de la Fábrica en Alepo en tareas de desescombro. Fuente: Samuel Aranda. ONG Rescate.

Trabajadoras de la Fábrica en Alepo en tareas de desescombro. Fuente: Samuel Aranda. ONG Rescate.

La iniciativa está dirigida a las empresas del sector de la construcción, abarcando desde constructores a promotores, distribuidores o fabricantes, para alcanzar el desarrollo y mejora de la vida de miles de personas en Siria. Por el momento ya se han unido numerosas empresas del sector de la construcción, representadas por Hispalyt, Andimac, Anfapa o la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), como la organización empresarial más representativa del conjunto de la industria de la construcción en nuestro país.

Durante la presentación del proyecto, los representantes del sector destacaron la oportunidad que supone esta iniciativa para demostrar la fuerza de la construcción en nuestro país; un sector que representa el 11,15% del PIB y da trabajo a 1.250.000 personas. El secretario general de la CNC, José Pablo Martínez, destacó la buena imagen que el sector de la construcción tiene en el exterior, pese a que “en España todavía puede mejorar”.

Ladrillo solidario. Fuente: ONG Rescate.

Parte de los 2.000 ladrillos solidarios lanzados con el proyecto “Alepoh”. Fuente: La Industrial. ONG Rescate.

El ladrillo solidario con el que se rehabilitarán más de 6.000 pisos

En total, a través de la venta de estos ladrillos solidarios, el proyecto “Alepoh” espera recaudar hasta un millón de euros con los que la ONG Rescate estima que se podría asegurar el mantenimiento de la fábrica durante dos años. De esta manera, se podrían fabricar 1.428.500 ladrillos de cemento, procedentes de 22.895 metros cúbicos de escombros. Así se rehabilitarían 6.100 pisos, lo que beneficiaría a más de 34.000 personas. Además, se podrían rehabilitar hasta 400 viviendas del Este de Alepo, la zona más afectada por la guerra, y reconstruirse más de diez escuelas y dos hospitales de manera íntegra.

Esta serie de ladrillos solidarios ha sido fabricada de manera artesanal y altruista por la empresa ladrillera Cerámicas La Paloma, y llevan estampado “Made in Spain for Alepo”, como muestra de la implicación del sector de la construcción en el proyecto. Asimismo, a través de su color blanco intentan simbolizar un espíritu de paz, reconstrucción y esperanza. Por la compra de uno de estos ladrillos se pueden fabricar 714 ladrillos en Alepo, con los que se pueden rehabilitar hasta tres pisos en la ciudad siria.

* Descubre todos los detalles del proyecto “Alepoh” aquí.

* Echa un vistazo al proceso de fabricación del ladrillo solidario en el canal de Youtube de Hispalyt.

Related Post

La Fundación Santa María de Albarracín, Antonio Garrido y César Manrique, galardonados con los Premios Nacionales de Edificación 2019

La Fundación Santa María de Albarracín, el arquitecto técnico Antonio Garrido y el artista canario César Manrique han sido los premiados de la primera edición de los Premios Nacionales de Edificación 2019, en una gala celebrada el pasado 14 de noviembre en el Auditorio Rafael del Pino, de Madrid.

Los galardones, promovidos y convocados por el Consejo General de la Arquitectura Técnica de España (CGATE) en colaboración con el Ministerio de Fomento, buscan poner en valor el compromiso con la alta calidad en la edificación, un compromiso basado en el respeto y conservación del patrimonio arquitectónico para beneficio de toda la sociedad.

En este sentido, el presidente del CGATE, Alfredo Sanz, señaló durante la gala de entrega que la filosofía de estos premios reside en “devolver a la sociedad los valores que inspiran a la arquitectura técnica”. También destacó que “una profesión como la nuestra tiene que ser socialmente útil y para ello debe permanecer atenta a lo que la ciudadanía demanda”. Por ello, el jurado, presidido por el director general de Arquitectura y Vivienda del Ministerio de Fomento, Francisco Javier Martín, ha valorado especialmente la trayectoria de los premiados y su contribución a la mejora sustancial del sector de la edificación.

Albert Fabra, senador en la Cortes Generales, entrega uno de los premios al director de la Fundación Santa María Albarracín, Antonio Jiménez. Fuente: CGATE.

Albert Fabra, senador en la Cortes Generales, entrega uno de los premios al director de la Fundación Santa María Albarracín, Antonio Jiménez. Fuente: CGATE.

En esta primera edición de los premios, la Fundación Santa María de Albarracín ha sido reconocida por sus más de 23 años de trayectoria dedicados al impulso sociocultural de la zona y a la restauración, conservación y gestión de su patrimonio. El jurado ha destacado de esta organización sin ánimo de lucro “los buenos resultados de los trabajos abordados y los recursos materiales empleados”, así como el uso de “técnicas tradicionales, la recuperación de oficios tradicionales” o sus “efectos en la empleabilidad de jóvenes y en la disminución de la despoblación en la comarca”.

También ha sido distinguido en esta convocatoria el arquitecto técnico y profesor universitario, Antonio Garrido, por una extensa trayectoria de la que el jurado ha destacado su importante labor investigadora, centrada en la calidad de la edificación. Asimismo, de los más de 45 años de carrera de Garrido se ha valorado su “impulso a la proyección intelectual de la profesión, así como su intensa colaboración con organismos de la Arquitectura Técnica y su representación institucional en Europa”.

José Antonio Otero Cerezo, presidente de Honor de la Arquitectura Técnica entrega uno de los premios a Antonio Garrido. Fuente: CGATE.

José Antonio Otero Cerezo, presidente de Honor de la Arquitectura Técnica entrega uno de los premios a Antonio Garrido. Fuente: CGATE.

Por último, se ha reconocido a título póstumo la labor del pintor, artista y escultor de Lanzarote, César Manrique, en el centenario de su nacimiento por “su compromiso con el patrimonio natural y cultural insular”. De esta manera, el jurado ha destacado en su fallo, no solo su “extraordinaria aportación a la arquitectura española”, sino también “la integración en su obra de los edificios en el paisaje, respetando siempre la naturaleza, buscando siempre la armonía entre el interiorismo y los espacios creativos exteriores”.

La gala de entrega de los premios, patrocinados por Premaat, MUSAAT y por el grupo empresarial Sorigué fue conducida por la presentadora Silvia Jato, y contó con la intervención del economista José María Gay de Liébana, quien hizo un breve análisis del panorama económico actual, haciendo énfasis en retos del sector de la construcción, como son la digitalización y el cambio climático.

El consejero del Gobierno de Canarias José Antonio Balbuena, entrega uno de los premios a Fernando Gómez, director de la Fundación César Manrique, en honor al artista canario. Fuente. CGATE.

El consejero del Gobierno de Canarias José Antonio Balbuena, entrega uno de los premios a Fernando Gómez, director de la Fundación César Manrique, en honor al artista canario. Fuente. CGATE.

Asimismo, durante la jornada se entregaron los Premios Fin de Grado en Escuelas de Arquitectura Técnica a tres estudiantes de distintas universidades españolas. Con este reconocimiento se pretende poner en valor el trabajo de los estudiantes por sus trabajos de fin de grado en la titulación habilitante para la profesión de Arquitectura Técnica.

* Consulta las mejores fotos de la gala de entrega de los Premios en el Facebook del CGATE.

Related Post